Por qué todas quiren parecer francesas

Hace 20 años, Mathilde Thomas creó junto a su marido una marca de belleza que abrazaba una filosofía de vida y un concepto único, basado en el poder antioxidante de las viñas. Celebramos con ella su pericia.

Por qué todas quieren parecer francesas

Lleva las viñas en la sangre. De hecho, la historia de Caudalie empezó a forjarse en el viñedo que posee su familia en Burdeos el día en que ella y su marido, Bertrand Thomas, descubrieron las bondades de los polifenoles, presentes en la uva. Con motivo del lanzamiento de su nueva línea Resveratrol Lift Mathilde comparte con nosotras su particular visión de la belleza "a la francesa".
¿A qué edad te sentiste atraída por el mundo de la belleza? Recuerdo que a los 15 años ya reconocía los perfumes de las amigas de mi madre y un día mi padre me dijo: “Si tienes un pequeño talento con tu nariz deberías enfocarte en el mundo de la perfumería y de la cosmética". Me puso en contacto con un amigo suyo que trabajaba  en España, en L’Oréal, y me encontré haciendo unas prácticas en la marca Cacharel. Me gustó tanto que mientras estudiaba empresariales, continué cada año haciendo prácticas en diferentes casas de perfumes y cosmética en Grasse.
Desde la fundación de Caudalie, hace 20 años, te has convertido en una experta en saber qué quieren las mujeres. ¿Por qué encuentran en las francesas su modelo ideal de belleza? Bueno, yo encuentro que cuando voy a París las chicas tienen mucho estilo, allure y conocen de memoria sus puntos fuertes y sus puntos débiles. Suelen estar delgadas, saben perfectamente cómo vestirse, cómo maquillarse y cómo peinarse para ponerse en valor. Se conocen a la perfección y tienen un irresistible toque entre sexy y descuidado que las hace muy fuertes. Por otro lado, ya sabes que el principio de las francesas es que comen de todo, pero muy poca cantidad.
¿Y cuáles son las principales diferencias entre la mujer americana y la francesa? La americana quiere todo y rápidamente. Cree que hay que sufrir para estar guapa y se gasta mucho más en maquillaje que en cuidados de la piel. Empleará sus ahorros en el dermatólogo para ponerse botox y en el maquillaje para estar espectacular al instante y a lo mejor se olvida de cosas tan básicas como hidratarse, ponerse un índice de protección solar o utilizar un sérum.

Deduzco que no han debido de ser fáciles estos cinco años que has pasado en Estados Unidos... La verdad es que no fue muy fácil porque al no estar demasiado interesadas en el cuidado, hemos tenido que enseñárselo. Poco a poco nos empiezan a conocer, pero el camino todavía es muy largo. ¿Existen los milagros en materia de belleza? Yo no creo en los milagros, creo en las moléculas científicamente probadas.
¿Cuál es tu rutina de belleza diaria? Me despierto y me lavo con nuestra mousse desmaquillante, después me rocío un poco de Eau de beauté por el rostro para despertarme, me pongo un sérum y una hidratante con un índice de protección 20. Generalmente, utilizo productos en los que estoy trabajando. También uso un contorno de ojos, una crema con color, polvos de sol... ¡Pero que conste que todo esto lo hago en dos minutos! (risas).
¿Y qué otras cosas haces para sentirte bien? Deporte, leer, jugar con mis hijos, pasar tiempo con mi familia, visitar museos, viajar... Y una vez al año hago tres días de detox a base de uvas para tener una piel resplandeciente y resetear mi cuerpo.

En la imagen, The French Beauty Solution (Avery).

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS