¡Quiero un vientre plano!

Adelántate al momento bikini y empieza a prestarle atención a tu abdomen, una tripa plana es posible.

Vientre plano

Después no digas que no te lo advertimos, los milagros de última hora no existen así que ponte manos a la obra para lucir un abdomen de impresión. Para empezar, vigila lo que comes, la cosmética por sí sola no puede hacer magia.

Alimentación anti tripa

Olvídate de las bebidas y alimentos que producen gases, como refrescos, chicles y gominolas. Consume lácteos, huevos y proteínas magras como las del pavo para así facilitar el desarrollo muscular del abdomen e incorpora a tu alimentación avena, que te aportará fibra para mejorar el tránsito intestinal así como cereales integrales, espinacas y legumbres.

Importante, si no estás acostumbrada a comer fibra, hazlo poco a poco porque podría causarte flatulencia. Modera tu consumo de alcohol y acostúmbrate a comer despacio, masticando bien los alimentos y con la boca cerrada, así evitarás que entre aire a tu estómago y que tengas una mala digestión.

Abdominales hipopresivos

Acompaña tu alimentación anti tripa con ejercicio cardiovascular y prueba con los abdominales hipopresivos. Esta alternativa a los abdominales de toda la vida garantizan, si se hacen correctamente, una tripa plana evitando el consabido efecto abultado de unos músculos muy desarrollados. Pregunta en tu gym por las clases de hipopresivos o consulta en esta web el entrenador más cercano que te pueda enseñar a hacerlos.

Aplicación de productos reductores

Y por último, ten en cuenta que la efectividad del producto adelgazante también tiene que ver con su correcta aplicación. No vale todo. El primer paso es exfoliar bien la zona a tratar para que los ingredientes activos penetren más fácilmente en la dermis.

A continuación, debes estimular la microcirculación a través del masaje. Sosten un lado de tu cintura con una mano y pasa la otra sobre la piel pero en sentido opuesto. Repite del otro lado. Más tarde pasa a aplicar el producto sobre tu estómago con movimientos circulares en el sentido de las agujas del reloj y, finalmente, masajea tu tripita cogiendo la piel y haciéndola rodar y deslizar entre tus manos como si fueran rodillos.

Este tipo de productos de tratamiento suelen emplearse mañana y noche pero consulta el prospecto para asegurarte la frecuencia de aplicación adecuada.

Etiquetas: celulitis, vientre plano

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS