Rebajar peso tras el verano

¿Has cogido unos kilos estas vacaciones? Te ayudamos a perderlos con facilidad

recuperar-peso-dentroPor mucha operación bikini que te has trabajado durante todo el año, el relax veraniego, el chiringuito de la playa y la tumbona de la piscina te han hecho perder tu buena forma. Te proponemos trucos dietéticos para volver a tu peso habitual tras el descanso vacacional.
Llevas todo el año preparándote para lucir tu bikini pero, al volver de vacaciones, siempre lo haces con más peso del deseado. Puede que aún no hayas ni siquiera empezado a veranear, pero te ofrecemos algunas claves para que todos tus esfuerzos para conseguir esa forma no se vayan al traste por unas semanas de descanso. ¡No te costarán nada!
- No hagas una dieta muy drástica. Si has seguido una dieta coherente, con control médico y perdiendo no más de un kilo a la semana, te costará más recuperar el peso perdido. Por el contrario, si has bajado mucho peso en muy poco tiempo, puedes sufrir un efecto rebote y subir de golpe.
- Come con coherencia. Intenta no picar entre horas y evita los fritos y rebozados. Puedes comer sano incluso en el chiringuito de playa: sustituye las croquetas o las patatas bravas por las gambas a la plancha, la sepia o el pulpo, con muchas menos calorías. Aliña tus platos con aceite de oliva y no con mayonesa y reduce el consumo de pan.
- ¿Y la paella? Un must culinario del verano... que puedes consumir una vez a la semana siempre que no sea demasiado grasienta y, por supuesto, a la hora de comer. Así tendrás tiempo para quemar la energía que te proporcionan los hidratos del arroz, dado que si no se gasta se convierte en grasa.
- Aprovéchate de los platos más frescos. El gazpacho en todas sus versiones, la vichysoisse, la sopa de tomate o el salmorejo ligero tienen muy pocas calorías y son deliciosos. Las ensaladas (aliñadas con aceite, claro), también son ideales para el verano, extremadamente refrescantes, y son de lo que menos engorda.
recuperar-peso-2- Come frutas y verduras de temporada. Julio y agosto son meses de berenjenas, calabaza, calabacines, pepinos, tomates, puerros, zanahorias, pimientos verdes, judías verdes, aguacates, ciruelas, kiwis, piña, uvas, peras, sandía y cogollos de lechuga, entre otros muchos vegetales.
- Date caprichos sanos. No renuncies a uno de los mayores placeres del verano como son los helados. Lo cierto es que muchos de los que encontramos en el mercado contienen demasiado sebo en su elaboración, así que nuestra propuesta es que optes por los sorbetes, los helados bajos en azúcar o basados en yogur.
- Controla las cantidades. No hace falta que te prives de esa deliciosa barbacoa; lo que debes hacer, en vez de comerte 5 chuletas, es comerte 3. En vez de que tu plato de paella rebose, come una cantidad normal para una persona. ¡Nada que no hagas en tu vida diaria!
- Cuidado con el alcohol. De sobra sabemos que las calorías que aporta el alcohol son calorías vacías dado que aportan alimento. Una copa de vino o una cerveza durante las comidas no es perjudicial, pero los licores fuertes y el exceso de cualquier bebida alcohólica a diario no ayudará nada a mantener tu línea.
- Bebe mucho líquido. Pero no te atiborres a refrescos carbonatados, zumos de origen industrial, bebidas alcohólicas y productos artificiales. Si te quieres refrescar y rehidratar, ¿qué tal agua fría y zumos naturales?
recuperar-peso-3- No te ciegues en los buffets. Los planes de vacaciones suelen incluir muchas comidas (a veces todas) en un buffet libre. Come con cabeza y modera las cantidades. Además, siempre puedes recurrir a las opciones menos calóricas: ensaladas, carnes y pescados a la plancha, verduras no rebozadas ni fritas, fruta de postre en vez de dulces...
- Trata de compensar los excesos. Si te has pasado con la comida y con la bebida un día, compensa al día siguiente comiendo ligero, dando largos paseos y bebiendo mucha agua para depurar.
- ¡Y no te olvides del ejercicio! Puede que ya tengas una rutina gimnástica en tu vida diaria, así que tampoco es necesario que te lleves el gym a cuestas en tus días de vacaciones. Simplemente aprovéchate de lo que te ofrece el verano para moverte: nadar en el mar o en la piscina, caminar y correr por la playa o por el paseo marítimo, paseos por la montaña, excursiones durante todo el día para visitar una ciudad...

 

 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS