¿Son los pies 'feos' el nuevo tabú en las mujeres?

Si cada vez que llega la época de sandalias, tiemblas, este artículo es para ti.

¿Son los pies feos el nuevo tabú en las mujeres?

Calor, buen tiempo y ¡sandalias! La aparición de este tipo de calzado año tras año en nuestra vida es una alegría... o no. Y es que ese momento en el que los pies se convierten en una parte visible de nuestra anatomía es un martirio para algunas mujeres que, por las razones que sean, consideran sus pies una parte de su cuerpo que no debe ser mostrada al mundo.

Si es tu caso, tranquila, ¡no estás sola!

El tamaño del pie

Uno de los complejos más extendidos es el de que los pies sean demasiado grandes. En un mundo –o país, mejor dicho- en el que las españolas calzamos de media un 37/38, hay mujeres que llegan a calzar un 42, lo que las hace sentirse casi gigantes. ¿El principal problema? La falta de modelos entre los que elegir, ya que en la mayoría de las tiendas low cost encontramos hasta el 40; a veces, y con algo de suerte, hasta el 41.

¿Son los pies 'feos' el nuevo tabú en las mujeres?

Los tipos y formas de pie

Pero, aparte del tamaño, su aspecto y tipo también son importantes. Su forma natural trae de cabeza a más de una, y eso que en general los expertos los clasifican en tres categorías:

1. El pie egipcio. Es el más común (se calcula que un 60% de los europeos lo tiene), por lo que la mayoría de zapatos se hacen pensando en este tipo de pie. Es como se denomina al que tiene una forma en el que el segundo dedo es más corto que el primero. Su nombre viene del ideal de belleza que los artistas tenían en la antigüedad.

2. El pie romano. Si tu dedo gordo y el segundo son igual de largos, tienes este tipo de pie. Es una rareza, ya que solo lo poseen el 10% de los europeos. ¿Un contra? Tienes que tener cuidado al elegir los zapatos para comprobar que tu pie encajan perfectamente en el modelo.

3. El pie griego. Es el tipo de pie que poseen uno de casa tres europeos; en él, el segundo dedo es más largo que el gordo, y se llama así porque, según la leyenda, este era el píe que tenían las diosas griegas.

Otras imperfecciones

Algunos de los complejos a los que nos enfrentamos las mujeres con nuestros pies y que nos hacen querer esconderlos son el exceso de vello (nada que una buena sesión de depilación láser o cera no pueda arreglar), los talones agrietados (que se arreglan con una buena exfoliación e hidratación), los callos y durezas causados por el uso de zapatos inadecuados o las venas hinchadas, que hacen su aparición sobre todo en verano.

Los juanetes o los dedos en garra son otros de los problemas con los que nos podemos encontrar. Para solucionarlos, nada mejor que acudir a un especialista en podología que nos aconseje sobre ello.

¿Son los pies 'feos' el nuevo tabú en las mujeres?

¿Cómo lo solucionamos?

El primero consejo que te damos es que te relajes. Los pies son bellos a su manera (que se lo digan a ciertos fetichistas...), por lo que no debes obsesionarte con el tema. Ahora, si lo que quieres es mejorar su aspecto, toma nota:

1. Cuídalos. Hidrátalos y mímalos al máximo con productos indicados al final de día. Te lo agradecerán.

2. Elimina las durezas. Cuando los veas muy estropeados, utiliza en casa algún tratamiento para eliminar sus imperfecciones o acude a que te hagan una pedicura. ¡Es muy importante hacerlo en verano!

3. Pinta tus uñas. En verano sobre todo te ayudará a mejorar su aspecto llevar las uñas cuidadas. ¿Te atreves con una pedicura colorida?

4. No los maltrates. Si puedes, evitar ir subida a unos tacones todo el día, ya que se resienten. ¡Y evita los zapatos muy apretados y que te hagan daño!

Etiquetas: pedicura

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS