Y tu suelo pélvico, ¿está en forma?

Desconocido para muchas, te explicamos todos los beneficios que te proporcionará ejercitar esta parte inferior del abdomen.

Suelo pélvico
Unplash

Cuando hablamos del suelo pélvico, muchas mujeres desconocen la importancia que tiene ejercitar esta parte de nuestro cuerpo. Olga Polo, matrona y experta en suelo pélvico, lo define como: "Un conjunto de músculos y ligamentos que cierran el abdomen por la parte inferior, y cuya función es la de sostener los órganos pélvicos (como una hamaca), amortiguar la presión abdominal en momentos de esfuerzo, intervenir en la continencia y excreción (urinaria y rectal) y en la función sexual". Aguantar (moderadamente) las ganas de ir al baño, fortalece el suelo pélvico.

Cuidado con...

El embarazo, el parto y la menopausia son las tres etapas en la vida de una mujer que suelen favorecer el debilitamiento del suelo pélvico. "Sin olvidarnos de otros", añade Polo, "como realizar deportes de impacto (crossfit, tenis, fútbol, baloncesto, running, aeróbic, tenis, pádel, equitación, esquí o halterofilia...); sufrir obesidad, estreñimiento, tos crónica; las cirugías a nivel pélvico o algunas profesiones que requieren esfuerzo físico, como coger peso".

Con el paso del tiempo, las fuerzas descendentes y repetidas en el abdomen resultado de movimientos de impactos como los producidos por este tipo de deportes, pueden debilitar el suelo pélvico y de esta manera producir trastornos en esta parte del cuerpo, esencial para el bienestar general. De hecho, la presión que se ejerce sobre el suelo puede provocar pérdidas de orina, conocida como incontinencia de esfuerzo. Sin embargo, un 40% de las mujeres desconoce que los deportes de alto impacto debilitan la musculatura pélvica, según un estudio elaborado por Intimina.

En suelo firme

Incontinencia urinaria, prolapso genital o dolor en la zona pueden ser síntomas de una musculatura perineal debilitada. "Los tratamientos más adecuados son la electroestimulación, el biofeedback, la reeducación postural,masajes perineales, bolas vaginales y técnicas hipopresivas", señala Polo. Pero para evitar llegar a este punto, añade que es fundamental la prevención diaria desde joven (un 20% de las mujeres sufrirá de incontinencia en algún momento de su vida), siguiendo una dieta equilibrada que evite el estreñimiento y el exceso de peso, con una higiene postural correcta, haciendo bloqueo perineal cuando cogemos peso y realizando ejercicios de Kegel. Diseñados por el Dr. Arnold Kegel como método para tratar la incontinencia, consisten en la contracción de los músculos del suelo pélvico de forma voluntaria, al tiempo que se evita contraer las nalgas y los muslos. "Hay una nueva pauta para reforzar su eficacia", añade Polo, "meter la parte baja del abdomen y contraer los músculos mientras soltamos el aire.” Los hipopresivos, no solo ayudarán a mantener tu andomen en forma, sino que también te servirán para ejercitar esta parte del cuerpo.

Ejercítalo

"Pilates es una actividad completa, pero si existen problemas de suelo pélvico, adviérteselo a tu profesor, ya que hay algunos ejercicios que provocan una excesiva presión en el abdomen que conviene evitar", aconseja la experta. "Una disciplina muy recomendable es la danza del vientre, que no solo tonifica la musculatura del suelo pélvico, sino que también trabaja toda la zona abdominal", concluye.

Buen sexo

Un estudio publicado en el International Urogynecology Journal afirmaba que las mujeres con unos músculos del suelo pélvico fuertes disfrutaban de mayores y mejores orgasmos que aquellas que tenían la zona debilitada. "Cuando esa musculatura se encuentra débil, puede ocurrir que la mujer pierda sensibilidad durante los encuentros sexuales, debido a que la musculatura está poco tonificada y por tanto la estimulación recibida se percibe como menor", explica Marta Loriente, sexóloga y experta de Indasec Discreet. La razón es que una zona tonificada experimenta mayor corriente de sangre, lo que favorece la sensación de placer.

Motivos por los que practicar abdominales hipopresivos

Continúa leyendo