Cuidado de la piel: lo que debes saber si ya has cumplido los 40 (o estás a punto de hacerlo)

Con el paso del tiempo, la piel sufre un cambio inevitable. Descubre cómo puedes cuidarla.

El órgano más grande de nuestro cuerpo (cuenta con una superficie de más o menos 2 metros cuadrado) evoluciona a lo largo de nuestra vida. De ahí la importancia de adaptarse a sus necesidades, tanto para el rostro como el cuerpo, sobre todo a partir de cierta edad. "La piel del cuerpo también envejece. La menopausia hace que se produzcan menos estrógenos y, en consecuencia, el número de células de la piel y su actividad también se reduce. Siempre pensamos en hidratar la piel del cuerpo porque suele ser más seca que la del rostro, pero no en darle los nutrientes que necesita para prevenir el envejecimiento. La reducción de células en la piel a partir de los 50 años sumado al 'maltrato' que sufre la piel del cuerpo con prendas de ropa ajustadas y/o sintéticas, radiación solar, cambios de peso, malas posturas y golpes o heridas, causan la aceleración del envejecimiento" recuerda Tegoder Cosmetics, recomendando su línea estelar, Body Sculpture Age 50+.

Olimed, marca de alta cosmética natural 100%, vegana y cruelty free, explica a su vez que a partir de los 40 años, "la flacidez genera pérdida de firmeza en el rostro, es decir, las fibras que sostienen la piel disminuyen y, por tanto, se reduce la concentración de elastina y colágeno, generando menor elasticidad y resistencia de la misma. Es muy común que, a partir de esta edad, aparezca en zonas como la mandíbula, la papada, los surcos al final de la nariz y los párpados. La desnutrición o sequedad de la piel se manifiesta al disminuir las glándulas sebáceas, encargadas de sintetizar el sebo y lubricar y proteger la superficie de la piel. Independientemente del tipo de piel, el rostro puede resecarse en cualquier momento. Por eso, es importante incorporar en la rutina de belleza cremas antiedad hidratantes y regeneradoras". Es también una década en la que "los pigmentos se alteran y empiezan a salir las primeras manchas debido, normalmente, a una previa y excesiva exposición solar en las zonas más visibles: el rostro, el cuello, el escote o los hombros". En este sentido, la protección solar, la limpieza y la hidratación son claves.

¿Cómo cuidarla?

Pieles mujeres 40 años
Imaxtree

Inmaculada Jiménez, directora de formación de skincare de Sephora, explica que existen 5 ingredientes esenciales para el cuidado de la piel madura.

"La vitamina C, potente antioxidante que protege frente a la contaminación y el daño medioambiental, además de ser un excelente antirradical libre, es el ingrediente indispensable en el neceser de las pieles maduras por su capacidad para aportar luminosidad a la tez cetrina o apagada", explica la profesional. "E interviene en la firmeza de la piel, dado que potencia la regeneración del colágeno". Los expertos de Belif añaden: "La vitamina C es la perfecta aliada para pieles fatigadas y apagadas. Es muy beneficioso incluir alimentos ricos en vitaminas en nuestra dieta, pero no debemos olvidarnos de incorporar antioxidantes en nuestro ritual de belleza"

"Por la noche, la estrella de la rutina es el retinol, ingrediente que ayuda en la renovación de la piel y acelera la regeneración celular. ¿Los resultados? Una piel reafirmada, repulpada y uniforme, gracias a sus también propiedades difuminadoras de discromías e imperfecciones", señala Inmaculada Jiménez. "Eso sí, hay que tener cuidado con las pieles sensibles y optar en este caso por concentraciones bajas de este derivado de la vitamina A. Yo aconsejo incorporarlo a la rutina de forma progresiva-una a dos veces por semana". Otro ingrediente estelar: "las ceramidas, lípidos que conforman aproximadamente el 50% de la epidermis, son las encargadas de crear la barrera natural en la piel que previene la sequedad y desnutrición. Su producción se ralentiza con la edad, por eso es importante incorporarlas en la rutina".

El ácido hialurónico, activo hidratante muy popular, "es también el encargado de rellenar las arrugas y líneas de expresión para alisar la textura de la piel, además de capitalizar la propia hidratación de la piel", explica la experta de Sephora. "Utilizarlo a diario proporcionará a la piel la jugosidad y elasticidad perdidas con la edad". Finalmente, "los péptidos actúan como cimiento para el colágeno, la elastina o la queratina. Sin ellos, la piel pierde firmeza, aparecen las arrugas y muestra un aspecto cansado. Su incorporación a la dieta cosmética supondrá una piel de aspecto más joven, firme y sana".

Protegida del sol

Pieles mujeres 40 años
Imaxtree

La protección ante el sol, a la vez aliado y enemigo, debe ser un paso obligado de tu rutina de belleza. "La protección de nuestra piel debe ser el pilar de cualquiera de nuestras rutinas de belleza, y no solo durante el verano, sino durante todo el año" señala Julia Chacón, fundadora de Luxmetique. "Para lograr estar preparados al 100% y evitar sufrir daños, es recomendable utilizar productos específicos para rostro y cuerpo que ayuden a potenciar el tratamiento habitual mejorando la resistencia del de tejido, sin olvidar la importancia de prestar especial atención a la alimentación, un punto clave para lucir una buena piel", explica Marta Agustí, directora técnica de Pure Niche Lab.

¿La clave? "Cuanto mayor índice de protección usemos, menos efectos nocivos del sol tendremos. Sin embargo, el factor de protección solar hace referencia al tiempo que nos protege. Para calcularlo solo hay que multiplicar ese tiempo en el que la piel podría estar expuesta al sol sin quemarse por el factor de protección solar de la crema solar que utilices.  De esta forma, si la piel de una persona puede estar 10 minutos expuesta al sol sin quemarse y la crema solar es FPS 50, esto nos daría un resultado de 500 minutos de exposición solar segura (10 minutos x 50 FPS = 500 minutos de protección)" recuerda la doctora Estefanía Arredondo, directora médica del laboratorio Olyan farma.

Y ante quemaduras, no dudes en apostar por el aloe vera que "aporta frescor y calma las pieles maduras, ya que su falta de grasa les aporta una sensación de sequedad y tirantez. Regenera los tejidos estimulando y fortaleciendo las fibras de colágeno y elastina. Esto lo convierte en el ingrediente perfecto para frenar el envejecimiento de la piel, atenuar arrugas y evitar la aparición de nuevas" afirman desde Primor.

Continúa leyendo