¿Tienes resaca en la piel? Acaba con ese efecto con estos trucos que triunfan en redes

Tras muchas horas teletrabajando, poco descanso y las copiosas cenas navideñas nos encontramos con una piel apagada que va a la sintonía del dolor de cabeza de año nuevo.

Es algo habitual. Las fiestas navideñas, esas donde el chinchín de las copas se convierte en la melodía reinante de la noche, vienen seguidas de ese característico malestar y dolor de cabeza. Ya sabéis, ese que con la llegada de nuevas velas a la tarta de cumpleaños se intensifica sin una previa notificación. Cosas de la vida y, para nuestro pesar, de la edad.

La realidad es que, más allá de las mencionadas jaquecas y alguna que otra visita al baño para una buena limpieza estomacal, la piel también sufre a través de esos interminables brindis. Sí, como lees. Seguro que no es la primera vez que, tras decir adiós a las ganas de desayunar o comer, te has contemplado al espejo y no has podido evitar pensar -más allá de preguntarte por qué seguiste tras el tercer brindis- que tu piel luce apagada, inflamada y con alguna nueva imperfección cutánea rojiza que, justamente, se posiciona como tu futuro desafío en el cuidado perfecto de la piel.

Marcas y señales que, como el malva y la profundidad que adquieren las ojeras, dejan patente los signos del cansancio y malestar (alias resaca) que habitan como mínimo en tu rostro. Por eso, más allá de recomendarte evitar este tipo de celebraciones, el día previo a cualquier acto importante (en serio, las despedidas de solteras y solteros son mejor si son con bastantes días de antelación), es vital saber cómo renovar y devolver su aspecto natural al rostro en tiempo récord. Aunque, recuerda, beber alcohol fomenta el envejecimiento del tejido cutáneo, fomentando la aparición de manchas y arrugas.

Cómo pueden afectar los brindis al estado de nuestra piel

Aunque pueda parecerte algo exagerado, el consumo sin filtro de bebidas alcohólicas afecta al estado natural de la piel. De hecho, estimula su deshidratación cutánea, gracias a su etiqueta diurética que estimula las ganas de orinar y, con ellas, la eliminación de líquidos y la humedad del cuerpo. Cuando más seca esté la piel, como bien conocerás, más opaca se mostrará, junto al incremento de arrugas o manchas que aparezcan sobre ellas.

Asimismo, no hay que olvidar que, cuando el cuerpo se encuentra deshidratado, el cuerpo tiende a hincharse; pues los órganos -como la piel- busca acumular y reservar toda la cantidad de agua posible. De la misma manera, con el consumo de estas bebidas, se reduce la formación de colágeno (gracias al proceso de glicación).

Cómo recuperar el aspecto radiante de tu cutis

portada mascarilla
Pexels

Lo primero de todo es que, por mucho que recurras a estos trucos, es importante que midas bien la cantidad o tipo de alcohol que ingieres en el día a día, para evitar la deshidratación o algún problema mayor. Recuerda: el alcohol al igual que otras sustancias pueden resultar catastróficas.

En cuanto a cómo mejorar la piel de una persona que sufre los mencionados efectos de un exceso de chinchin, es importante -aunque ellos no estén por la labor- hidratar bien la piel, para ello tiende a llevar brumas para refrescar el cutis y aplicarla una o dos veces a lo largo de la noche, dependiendo del grado de textura que vaya adquiriendo la piel.

En el caso de la dieta, te recomendamos introducir algún antioxidante y proteína, que favorezca esa tarea de renovación. Y en caso de tener muy mal aspecto o un cutis con unos signos de cansancio muy marcados, recurre a aplicar un poco de hielo, con movimiento circulares, que ayude a desinflamar la zona. O, incluso, puedes ingerir un vaso de agua o una tónica entre copa y copa, para contrastar la deshidratación y, con ello, los efectos del alcohol en la piel.

Marina Vázquez

Marina Vázquez

Mi infancia ha estado siempre acompañada de un lápiz y una libreta, dónde daba vida a miles de historias. Así supe que mi pasión y vocación era escribir; comunicar. La música y la literatura han estado presentes en cada día de mi vida. Sin un estilo fijo, siempre variando. Extrovertida y seria. Puestos a decir también un defecto, he de destacar que tengo mal despertar, pero nada que un buen café no lo pueda hacer más llevadero.

Continúa leyendo