Descubre los falsos mitos (más populares) sobre las dietas

Te desvelamos algunos falsos mitos para que no te vuelvas loca y mantengas ante todo una alimentación sana y equilibrada. Tengas el objetivo que tengas.

Elle Hughes para pexels

Quieres perder algo de peso y, enseguida, empiezan los consejos de amigas y las dietas que vuelan por whats app. Para que no incurras en errores adquiridos históricamente te recopilamos y desmentimos algunos de los mitos y leyendas foodies más populares. 

1. Si me salto la comida o la cena, adelgazaré más rápido. ¡ERROR! Hay que hacer 5 comidas al día, ya que si el organismo pasa muchas horas sin ingerir alimentos, tu cuerpo almacenará en forma de grasas los siguientes alimentos que consumas para crear una "reserva". Además llegarás a la siguiente comida con mucha hambre y tendrás la necesidad de comer más.

2. Para que una dieta sea efectiva, hay que pasar hambre. ¡FALSO! Las dietas demasiado restrictivas lo único que consiguen es que las abandonemos antes de tiempo. En una dieta hay que comer de todo pero en su justa medida. Los hidratos de carbono y las grasas son necesarios en nuestro organismo, pero hay que consumirlos de manera equilibrada. Lo fundamental es crear un hábito de comida saludable que te permita vivir con tranquilidad y sin necesidad de estar a dieta eternamente.

3. Es necesario machacarse en el gimnasio a diario. ¡ERROR! El ejercicio es beneficioso para la salud pero dentro de unos límites, el descanso es igual de importante. Si te machacas a diario en el gimnasio sólo conseguirás agotarte y llegarás a perder el interés. Busca un hábito de ejercicio saludable y adecuado a tu edad para que sea eficaz.

4. Consumir alimentos light no engorda. ¡FALSO! Hay que leer detenidamente las etiquetas antes de consumir un producto. A menudo nos dejamos llevar por un packaging atractivo que nos promete perder peso al consumir un determinado producto, pero si nos fijamos en la etiqueta vemos que poseen las mismas cantidades de grasas o azúcares que los productos catalogados como normales. Además tendemos a pensar que al ser light no engorda y solemos aumentar la ingesta de este tipo de alimentos, con lo que al final estamos consumiendo las mismas calorías o más.

5. Beber mucha agua adelgaza. ¡ERROR! Como todo, el agua es necesaria para el organismo, pero en su justa medida. Un consumo excesivo de agua puede aumentar la diuresis y hacer que perdamos electrolitos como el sodio y el potasio. Nuestra recomendación es beber entre 2 y 3 litros de agua al día.

Kira Schwarz para Pexels

Desde el equipo de Bodega de los Secretos (Calle de San Blas, 4 Madrid) desmontan algunos de los mitos foodies más famosos y de paso, nos recomiendan un plato saludable. 

 

6. Beber agua en la comida engorda. El agua nunca aporta calorías, por lo que da igual que se tome antes, después o durante la comida. De hecho, se recomienda que se beba antes o durante la comida, ya que aumenta la sensación de saciedad.


7. Una copa de vino tinto durante la comida, adelgaza. El alcohol no disuelve la grasa corporal y, además de las calorías que aporta, cuando se abusa de esta bebida se producen cambios en los niveles de  azúcar en sangre, en el ritmo cardíaco, afecta a la visión, deshidratación, problemas digestivos, consecuencias severas en el hígado, entre muchos más.


8. No comer huevos. Hubo un tiempo en el que se disminuyó el consumo de huevos porque se creía que tenían muchísimo colesterol. Afortunadamente, esa creencia quedó atrás. Los huevos son esenciales en la dieta, protegen el sistema inmune, mejoran la memoria, fortalece el esqueleto y los dientes, entre otros beneficios más.


9. Refrescos light como sinónimo de dieta. Es cierto que estas bebidas se fabrican con edulcorantes, pero el cuerpo acaba respondiendo a este sabor dulce y pone en marcha los mismos mecanismos que cuando se toma azúcar.


10. ¿Fruta, o zumo natural? Un zumo no equivale a una ración de fruta. Al exprimir la fruta estamos desechando la pulpa, donde se encuentran gran parte de sus nutrientes y, sobre todo, la fibra.


11. El pan, ¿engorda tanto? Contiene hidratos de carbono que, en su justa medida, son beneficiosos para el cuerpo. El problema del pan es que se suele acompañar de alimentos calóricos y se termina consumiendo más de la dosis recomendada. Además, debería optarse siempre por la opción integral.


12. Fruta por la noche. La fruta, y cualquier tipo de carbohidrato, engordará lo mismo a cualquier hora del día. El problema está en si se consume una cantidad elevada de carbohidratos (algo complicado con las frutas, ya que son muy saciantes), es posible que el organismo reaccione mejor de día que de noche. 

Continúa leyendo