Calma la ansiedad cuando haces dieta

El momento más temido cuando estamos en plena operación bikini es entre comida y comida: ¡qué ansiedad! Aunque en teoría una dieta menos calórica no tendría por qué darnos hambre, lo normal es que haya momentos en los que nuestro estómago (y nuestro cerebro) nos pidan más comida. Te ofrecemos algunos trucos para calmar esa ansiedad.

ansiedad

El momento más temido cuando estamos en plena operación bikini es entre comida y comida: ¡qué ansiedad! Aunque en teoría una dieta menos calórica no tendría por qué darnos hambre, lo normal es que haya momentos en los que nuestro estómago (y nuestro cerebro) nos pidan más comida. Te ofrecemos algunos trucos para calmar esa ansiedad.
Una dieta de adelgazamiento no debería producir hambre dado que las raciones no tienen por qué ser escasas. Pocas calorías no es sinónimo de hambre, pero es normal que aparezca la ansiedad al reducir el consumo de hidratos de carbono, de refrescos, comida basura y todos esos alimentos que engordan pero que a la hora de la verdad nos encantan. ¡Y nos producen un cierto síndrome de abstinencia!
Cuando estamos en pleno régimen bajo en calorías es muy normal experimentar estados de ansiedad que, ante todo, debemos intentar calmar de una manera saludable y coherente. Nada de escapadas furtivas a la nevera a darnos un atracón con lo primero que pillemos. No hay que dejarse vencer por tentaciones nada sanas como una bolsa de patatas fritas o la bollería.


¿Por qué tenemos ansiedad? Cuando tenemos ansiedad nuestra capacidad de autocontrol se ve reducida. Crecen nuestros niveles de adrenalina, y decrecen los de serotonina, neurotransmisor cerebral que controla el apetito. Así surge esta necesidad imperiosa de comer, principalmente dulces. Por lo tanto, lo que debemos hacer es alimentar a esos nervios para que se calmen.
Te ofrecemos sencillos consejos que te ayudarán a calmar esa ansiedad sin que te saltes tu plan.
- Consume alimentos integrales. No sólo son más sanos porque conservan su fibra y, por lo tanto, han sido sometidos a menos procesos de refinamiento. Esa fibra te saciará más así que pasarás menos hambre.
- Cómete un yogur desnatado. Tienen muy pocas calorías y mucho sabor. Te ayudarán a soportar el hambre hasta la siguiente comida.
- Zanahorias y apios. Ten a mano en la nevera zanahorias y apios, ambas muy bajas en calorías. Las primeras son dulces y crujientes, por lo que te tendrán entretenida un buen rato. Los apios no le gustan a todo el mundo, pero son una gran fuente de fibra por lo que es muy saciante, y como cuesta masticarlo ayuda a calmar la ansiedad. Además, es una gran fuente de vitaminas y minerales, así como un excelente diurético.
- Nueces. Podemos comer entre 4 y 5 nueces, grandes fuentes de magnesio, para alimentar esa ansiedad.
- No digas no al chocolate. Todos los nutricionistas están de acuerdo en que, para calmar esa ansiedad, una onza de chocolate al día puede ser más beneficiosa que no tomarla. Recurre al más puro, el que tiene una alta concentración de cacao y muy poca leche; es menos calórico y además un gran antioxidante. Una onza a tiempo apagará tu hambre de dulce y subirá tus niveles de serotonina.
- Consume alimentos cocinados. Resultan mucho más saciantes que los crudos, por lo que no debes alimentarte sólo de ensaladas.
- ¡Muévete! Haz ejercicio, una actividad física que te mantenga entretenida y te ayude a estar en forma.
- Bebe mucha agua entre las comidas. El agua no engorda pero llena. Es una opción que no satisface a muchas pero sí que es cierto que llena el espacio vacío. Los caldos desgrasados o una infusión con sacarina también son una buena opción.
- Come bayas del Goji. Las bayas de moda no sólo son muy bajas en calorías sino que están llenas de beneficios como que son muy antioxidantes, refuerzan tu sistema inmunológico, previenen enfermedades cardiovasculares... Cómete unas 15 al día, justamente en esos momentos en los que el hambre arrecia.

 

Etiquetas: adelgazar, calorías, perder peso

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS