Dieta Mediterránea para mejorar la memoria

Los alimentos ricos en polifenoles, básicos en la dieta Mediterránea, mejoran nuestra memoria y nos protegen de enfermedades neurodegerativas como el alzhéimer.

Dieta mediterránea para la memoria

Los alimentos ricos en polifenoles, básicos en la dieta Mediterránea, mejoran nuestra memoria y nos protegen de enfermedades neurodegerativas como el alzhéimer.

El aceite de oliva, el vino o las nueces son algunos de los alimentos básicos de nuestra afamada dieta Mediterránea. Todos estos alimentos son ricos en polifenoles y un reciente estudio realizado en el Hospital Clínic de Barcelona demuestra que mejoran nuestra función cognitiva.

Alimentos buenos para el cerebro

Prevenir ciertas enfermedades neurogenerativas, como el temido alzhéimer, es una de las metas de muchos investigadores y, con este estudio, se da un paso más en su prevención.

La investigación, publicada en la revista “Journal of Alzheimer’s Disease” relaciona directamente el consumo diario de alimentos con polifenoles con el comportamiento de nuestra memoria.

Por lo tanto, nos recomiendan utilizar aceite de oliva virgen extra en nuestros platos, tomar entre cuatro y siete nueces cada día y que los hombres tomen dos copas de vino y las mujeres una copa al día. De esta forma no solo ayudaremos a nuestro corazón sino también a nuestro cerebro.

Este estudio, que tiene dos fases, está en la primera. En él han participado 447 hombres y mujeres sin enfermedades vasculares pero con riesgo de sufrirlas y con edades entre los 55 y los 80 años, que no realizaban ninguna dieta concreta.

Un alimento, una mejora

Durante la investigación, se han realizado pruebas neuropsicológicas para analizar la actividad cerebral y, además, análisis de orina para comprobar los niveles de polifenoles, una sustancia antioxidante.


La novedad está en que han podido comprobar cómo afecta cada alimento a un área diferente de nuestra memoria:


Las nueces, por ejemplo, se asocian con un mejor funcionamiento de la memoria de trabajo. El consumo de vino tinto –en cantidades moderadas- mejora la función cognitiva global y el aceite de oliva virgen produjo mejores puntuaciones en pruebas de memoria verbal.


En la segunda parte del estudio se pretende someter a los participantes a una dieta concreta para estudiar los cambios que se producen.


Esta investigación se une a otras que relacionan el consumo de frutas, verduras o pescado con la protección frente a estas enfermedades neurodegenerativas y más concretamente frente al alzhéimer.

 

 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS