¿Cómo no engordar en Navidad? Sigue los consejos más efectivos de las expertas en nutrición

No te preocupes: tenemos el método perfecto para que mantengas tu peso. Estas son las alternativas perfectas y los alimentos que compensarán los excesos.

Photo by Daria Shevtsova from Pexels

Estas fiestas, por mucho que lo intentas, algún kilo extra se cuela en tu bascula. Lo primero de todo es que: ¡No pasa absolutamente todo! La vida no se mide ni en  calorías ni en tallas de pantalón, pero lo que sí queremos es que no abuses ni luego te fustigues, sin necesidad, cuando hay soluciones. Puedes comer de todo, sin renunciar a tus comidas familiares o reuniones con amigas, la clave es que sigas los consejos de estas dos expertas en nutrición

Micronutrición: ¿Qué es? ¿Cómo funciona?


Dra. Paula Rosso, Centro Médico Lajo Plaza, nos da su remedio para estas Navidades: "soy una gran defensora de la micronutrición". ¿Qués es? Paula Rosso explica que "en estas fechas, conviene tomar complementos que contengan elementos como la colina (esencial en la síntesis y mantenimiento de fosfolípidos de las membranas celulares, y que, junto a la betaína, metabolizan el grupo metilo, esencial para el funcionamiento normal del hígado); la curcumina (antioxidante que ayuda a una función hepática saludable) o colina e inositol, que eliminan la función hepática saludable; la bromelina, uno de los principales activos de la piña, también tiene una acción depurativa y drenante excelente".

Traduzcamos los términos del día a día los 6 consejos de la experta en nutrición del Centro Médico Lajo Plaza:

1. Hay alimentos o hierbas que también nos ayudan en esta labor: la cúrcuma (hepatoestimulante y hepatoprotectora); la clorofila y el romero (limpian las células del sistema digestivo); el brócoli (favorece el drenaje de toxinas) o la alcachofa, que estimula el flujo de bilis y protege contra toxinas, ayudan a mejorar todos los procesos digestivos.

2. Para mejorar todos los procesos depurativos y digestivos, conviene evitar los azúcares refinados y los hidratos de carbono simples en el desayuno. Es decir, nada de mermeladas, pan o bollería. Una gran opción es tomar un  batido compuesto por varias frutas más algunas verduras como el apio o el pepino. Un consejo: en este zumo, es conveniente evitar la naranja para que no se dispare el índice glicémico, y usar solo pomelo como cítrico.

3. Tomar té en lugar de café: evitar la cafeína ayuda a mejorar los procesos de detoxificación.

4. Es importante mantener las cinco comidas, ¡pero que sean ligeras! Si se toman esas cinco comidas, es más fácil no tener picos de hambre y no cometer excesos. Una buena idea es tomar un pequeño  snack a modo de merienda compuesto por medio plátano y una onza de chocolate negro al 70%. Esto aporta triptófano, que eleva las dosis de serotonina.

5. Es importante mantener el descanso adecuado: es fundamental para perder peso y para ayudar a todos los procesos de regeneración del organismo.

6. No conviene saltarse comidas tras un día de excesos: es mejor intentar hacer las cinco comidas diarias, pero con un contenido de calorías bajo y cantidades discretas. Es recomendable tomar frutas con alto contenido de antioxidantes como los frutos rojos, que nos aporten los minerales como el plátano y que repongan la deshidratación alcohólica como la pera o la manzana. Dentro de las verduras tenemos que tomar las que contengan más fibra y sean más depurativas como el apio, la cebolla o alcachofa. El aporte de proteínas magras también es importante para reponer aminoácidos y vitaminas del grupo B pero en pocas cantidades y con el método de cocción más sano y adecuado (plancha, vapor o grillado).


Aprende a compensar

rawpixel.com para Pexels

Laura Parada, nutricionista de Slow Life House, nos habla de las compensaciones y cómo debemos realizarlas para mantener nuestro organismo sano y nuestra salud en perfecto estado.  Nos dice que "para compensar una comida muy copiosa aconsejo consumir alimentos de fácil digestión, rico en proteínas y que aporte saciedad, como un yogur griego o una tortilla francesa. Saltarse la cena tampoco es una mala opción, es incluso una buena estrategia ya que realizar ayunos intermitentes puede traernos grandes beneficios a nivel metabólico y digestivo". 

Pero, siendo realistas, ¿saltarnos una cena nos ayuda realmente a compensar todo lo que hemos comido? "Las comidas y cenas de Navidad suelen ser realmente copiosas, se bebe alcohol, se toma postre…, suelen rondar las 2.000 kcal, por eso es difícil compensar aunque no se cene".

Por ello Laura Parada nos da sus 4 consejos capitales:

1. Debes poner en práctica estrategias para mejorar la digestión, favorecer al descanso y sentirnos mejor para plantear el siguiente día de forma más ordenada, como por ejemplo preparar una infusión agregando dos a tres rodajas de raíz de jengibre fresco y medio limón a dos tazas de agua caliente -dejar reposar entre media hora y una hora-.

2. Antes de irse a la cama, tomar una taza de té de manzanilla, a la que se le puede agregar anís, esto ayudará a aliviar la inflamación estomacal y ayudará a dormir. 

3. Después de una comida copiosa hay que evitar alimentos procesados, altos en sal y azucares ya que nos generaran mayor retención de líquidos. 

4. El consumo de alcohol es algo usual en las festividades, y este suma una gran cantidad de calorías, más aún si se toman copas, (bebidas compuestas con frutas, licores, jarabes, etc.). Es preferible consumir bebidas fermentadas, como vino o cerveza. Es recomendable que por cada copa de vino se consuma una de agua. Algo similar sucede con las salsas que suman muchas calorías a nuestro plato, muchas contienen mayonesa, nata y muchos azucares agregados. 



Ideas de comida que nos propone Laura Parada, nutricionista de Slow Life House, para los días que no son festivos: 


- Tortilla de calabacín. 

- Calabaza asada con requesón y nueces molidas. 

- Sopa de zanahoria con pollo en finas hebras. 

- Sopa crema de alcachofas con yogur griego y huevo pochado. 

- Pescado blanco a la plancha con menestra de verduras.

Gloria Vázquez Sacristán

Gloria Vázquez Sacristán

Vivía dividida entre ser escritora, panadera o guionista de cine. No concibo la vida sin música, un verano sin libros, ni una buena conversación que no sea en torno a un plato de comida. Apasionada de la moda y la belleza desde pequeña, amante empedernida de los deportes de montaña y acuáticos, coleccionista de perfumes y tacones que no aguanto más de dos canciones. No recibí la llamada de la medicina, como le hubiera gustado a mis padres, pero sí sentí la necesidad de buscar el bienestar de los demás y a eso me dedico, humildemente, con mi pluma o mi teclado, desde aquí, todos los días.

Continúa leyendo