Y después de las comilonas: ¿Qué como para deshinchar y perder los kilos extras?

Te ayudamos, de la mano de dos expertas en medicina estética y nutrición, a volver a tu peso y eliminar las toxinas de estas fiestas con una dieta post Navidad y algunos trucos no tendrás problemas.

Toni Cuenca para Pexels

La Navidad llega pegando fuerte a nuestra línea año tras año. Sin embargo, vamos a ponernos manos a la obra y con una dieta post Navidad y algunos trucos, no tendrás problemas.

Tras días de comilonas, te recomendamos que lleves un proceso de “desintoxicación”. Para ello tienes que decir adiós a las grasas, a los dulces y al alcohol. Además, deberás moverte.

No es necesario que te pegues grandes palizas en el gimnasio, pero los paseos serán el complemento ideal para tu dieta post Navidad. No olvides beber mucha agua y cualquier tipo de infusión o zumo natural, siempre será bien recibida. Tu lucha contra las grasas será muy eficaz si tienes constancia y no desesperas.

Tras una semana de dieta detox te sentirás mucho mejor y verás cómo las cenas navideñas no han hecho tanto daño. Eso sí, no te obsesiones y no sufras con las celebraciones que queden por delante. Disfruta de la época, de la comida y de tu familia y amigos. Después, ya te pondrás manos a la obra para que tu silueta vuelva a ser la de siempre.

 Descubre nuestros "10 consejos para la dieta post Navidad" y podrás ponerlos en práctica. Pero, si lo qu ete gusta es que te ayudemos a planificar tus menús para no poder meter la pata en ninguna franja horaria te damos la planificación semanal que han preparado desde la Clínica Mira + Cueto las doctoras Mar Mira y Sofía Ruiz del Cueto (Calle Apolonio Morales, 13. Madrid) para que consigas compensar todos los excesos de estos días. Y nos explican el porqué de esta selección de alimentos: "te  recomendamos este modelo de dieta detox + depurativa que tiene como objetivo incluir verduras como la coliflor, la alcachofa, judías verdes, endivias, apio, cebolla, berros… Todas con propiedades diuréticas para favorecer la eliminación del exceso de líquidos del organismo, común de estas fechas". 

Menús de una semana para detoxificar después de los excesos

Pixabay para Pexels

Lunes:

Desayuno: Té ó café con leche de soja + una pieza de fruta entre las permitidas (kiwi, ración de melón, dos mandarinas, manzanas, naranja y piña.

Media mañana: Infusión, dos lonchas finas de fiambre de pavo o pollo o un trocito de queso de oveja o cabra desnatado ó bajo en grasa.

Comida: Parrillada de verduras (berenjena, calabacín, espárragos) con pescadilla o merluza al horno/plancha.

Merienda: Yogur de leche de cabra o soja, 1 pieza de fruta de las permitidas.

Cena: Judías verdes cocidas + revuelto de champiñones.

**El desayuno, la merienda y la cena lo mantenemos igual durante toda la semana y solo variamos en las comidas y en las cenas.

Martes:

Comida: Coliflor hervida, con aceite, limón y especias + pollo al horno.

Cena: Ensalada de endivias con migas de queso de cabra + sepia o calamar a  la plancha.

Miércoles:

Comida: Lentejas con verduras (cebolla, zanahoria) +ensalada verde (lechuga y pepinos)

Cena: Sopa de verduras troceadas (nabo, puerro, cebolla y apio) previamente rehogadas en un poquito de aceite + filete de lenguado (en papillote o plancha).

Jueves:

Comida: alcachofas a la plancha o hervidas + filete de ternera

Cena: Espárragos con limón o pizca de mayonesa light + lata de atún o berenjenas al natural.

Viernes:

Comida: Sopa ligera de sémola + conejo o pavo al ajillo.

Cena: Champiñones o setas a la plancha + langostinos o gambas plancha.

Sábado:

Comida: Garbanzos con espinacas.

Cena: Ensalada de berros con zanahoria rallada, pechuga de pollo plancha.

Domingo:

Comida: Ensalada variada (lechuga, escarola, endivias…) + chuletitas de  cordero o cordero al horno (desgrasado).

Cena: Acelgas o judías verdes rehogadas, tortilla de calabacín.

También te puede interesar:
Gloria Vázquez Sacristán

Gloria Vázquez Sacristán

Vivía dividida entre ser escritora, panadera o guionista de cine. No concibo la vida sin música, un verano sin libros, ni una buena conversación que no sea en torno a un plato de comida. Apasionada de la moda y la belleza desde pequeña, amante empedernida de los deportes de montaña y acuáticos, coleccionista de perfumes y tacones que no aguanto más de dos canciones. No recibí la llamada de la medicina, como le hubiera gustado a mis padres, pero sí sentí la necesidad de buscar el bienestar de los demás y a eso me dedico, humildemente, con mi pluma o mi teclado, desde aquí, todos los días.

Continúa leyendo