9 errores que cometemos al ponernos a dieta y que te hacen comer más

A dieta, pero con cabeza. Ayunos, regímenes de un solo alimento, dietas líquidas o la eliminación total de carbohidratos componen los hábitos erróneos que algunos cometen cuando deciden cuidar su alimentación.

Photo by Brooke Lark on Unsplash

Si estás pensando en ponerte a dieta lo más sensato es que acudas a la consulta de un médico que estudie minuciosamente tu situación y establezca unas pautas personalizadas de alimentación. Pero si no hay quien te quite la idea de comenzar el régimen por ti misma, olvídate de las dietas que prometen perder una gran cantidad de kilos en muy poco tiempo. Son altamente perjudiciales.

No te fíes del "a mí me funcionó..." o de los supuestos trucos de las celebrities, cada persona es un mundo y lo que hay que tener, además de consejo médico, es sentido común. Está totalmente desaconsejado perder más de un kilo a la semana por salud y porque hay veces que se pierden muchos kilos de golpe y de rebote se cogen los que perdiste y más.

Te contamos lo que no debes hacer. ¡Toma buena nota!

1. Ayunar

¿Estás pensando en pasarte el día entero sin comer? Si crees que así vas a lograr estar más delgada en menos tiempo, te equivocas. Lo que vas a conseguir es alterar tu organismo y tu flora intestinal, te encontrarás muy cansada y luego retomarás tu alimentación de siempre pero con una  ansiedad que te hará devorar todo lo que encuentres a tu paso. Además, con los ayunos perderás líquido, algo que recuperarás en muy poco tiempo, y no grasa, que nos permite perder volumen de forma duradera.

2. Alimentarte solo de complejos alimenticios

Los complejos alimenticios adelgazantes no han sido concebidos para compensar los excesos que cometas durante tu dieta. Debes usarlos para bajar de peso en un plan de alimentación equilibrada y ejercicio físico. Una buena idea es usarlos como tentempié a media mañana o a media tarde.

3. Eliminar los hidratos de carbono

¿Crees que los hidratos de carbono son lo que más engorda? Olvídate de esta creencia y toma nota de lo que dicen los expertos que recomiendan que minimamente se efectúe una ingesta diaria de 100 gramos de hidratos de carbono para mantener activos los procesos metabólicos, entre ellos el que envía al cerebro la orden de quemar grasas.

4. Saltarse comidas

Lo ideal es hacer cinco pequeñas comidas al día. Con este saludable hábito, llegarás sin ansiedad ni sensación de hambre extrema a la siguiente comida. Además de esta manera nuestro cuerpo estará recibiendo energía constantemente y el proceso de quema de calorías estará todo el día activo.

5. No desayunar

Este es un craso error ya que el  desayuno debe ser la comida más importante del día que te ayude a comenzar tu jornada con energía. ¿No has escuchado eso de que hay que desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo? Haz caso de la sabiduría popular e incluye en tu primera comida del día hidratos de carbono y proteínas.

6. Seguir una dieta líquida

El programa Master Cleanse propone consumir el primer día de la dieta un "zumo mágico" compuesto por limón natural, cayena, agua y sirope de arce. El segundo día hay que tomar zumo y sopa de verduras. Durante el tercer día podemos añadir zumo de naranja y alguna verdura, mientras que el cuarto combinaremos con zumo de fruta. Esta dieta no contiene las calorías mínimas para llevar una vida normal y es muy peligrosa.

7. Detox, ¿si o no? ¿todo es detox?

En su momento, Beatriz Larrea, nutricionista y experta en alimentación holística, fue una de las pioneras en utilizar el término detox en España, le preguntamos si ¿cree que el concepto se ha distorsionado? ¿y si puede ser dañino para la salud? "Sin duda, ahora, todo es détox. ¡He llegado a ver hasta cremas hidratantes détox! Eso no existe, es más, el 99% de las cosas etiquetadas bajo ese término no lo son. De hecho, la palabra está mal entendida, puesto que nada en sí puede desintoxicar el cuerpo; el cuerpo se desintoxica solo todos los días. Si se lleva una alimentación sana y un estilo de vida saludable se potencia al propio organismo para que lo haga solo y de forma natural".

8. Contar las calorías

Y continúa Beatriz Larrea diciéndonos que otro error en la alimentación saludable es fijarnos en las etiquetas que cuentan el número de calorías y nos explica porqué: "El término 'caloría' hoy en día debería estar obsoleto. En una etiqueta hay numerosos componentes de los que nadie conoce sus efectos. Tu cuerpo no procesará de la misma forma 50 calorías de Coca-Cola que de espinacas ya que las de estas nutren al cuerpo a nivel celular y las otras solo suben la insulina y se convierten en grasa". 

9. Alimentos con aditivos, el siguiente enemigo

"A través de la conciencia, hay que informarse y conocer la trampa en la que estamos metidos. Hay muchos alimentos que están diseñados para que tengamos la necesidad de seguir comiéndolos. ¿Quién no ha abierto alguna vez una bolsa de patatas y no ha podido resistirse a terminar con ella? La industria las ha creado para crear un cliente fiel; por eso hay que concienciarse de qué tipo de alimentos son potencialmente adictivos y evitarlos", concluye Beatriz Larrea. 

CONTINÚA LEYENDO