En forma a cualquier hora

Conciliar el tiempo de descanso con la actividad física y una correcta alimentación puede ser el tándem de un verano saludable. Crea tu propia 'dieta del chiringuito' y disfruta de las vacaciones. ¡Te lo mereces!

1

8.00 Despierta. Dormir más de nueve horas seguidas puede hacernos perder facultades cognitivas, esto asegura un estudio realizado en la Escuela Médica de Harvard, así que las ocho de la mañana es una buena hora para levantarse y salir a hacer ejercicio. Hay empresas que añaden a su carta de servicios alternativas para que no pierdas tu ritmo de entrenamiento en vacaciones. En personalrunning.com puedes pedir una planificación personalizada que se adapte a tus necesidades y mantener un contacto constante con tu entrenador. Con la plataforma online aomm.tv puedes seguir clases guiadas de yoga, pilates y meditación desde cualquier parte del mundo. Y no te olvides de meter en la maleta la ropa de deporte.

9.00 El desayuno. Nunca menosprecies la primera comida del día porque regulará tu apetito para el resto de la jornada y te aportará la energía necesaria. Un menú completo deberá incluir: lácteos (leche, yogur, queso fresco), frutas ligeras (frutos rojos, sandía, melón, kiwi, piña, ciruelas), un zumo recién exprimido (una fuente de vitaminas A y C) y alimentos con proteínas (sándwich de pavo o huevo duro).

11.00 Prevenir. Antes de salir corriendo para poner la sombrilla en primera línea de playa, revisa si llevas todo lo necesario. Un refresco sin gas y bajo en calorías, de Solán de Cabras, para 'repostar' el líquido que pierdes; una barrita de cereales y frutas rojas de, Special K, para matar el gusanillo a media mañana; y un libro como La dieta depurativa (Libros Cúpula) para aprender a comer.

2

13.00 A comer. Es la hora del chiringuito. Apúntate a la regla del ‘sin’ en las bebidas: sin alcohol y sin gas. La Dra. Laura Coloma, especialista en nutrición, recomienda estos alimentos saludables que también mantendrán tu piel protegida de los estragos del sol: ricos en omega 7 (aceite de oliva, arenques), con betacaroteno (espinacas, zanahorias, pimiento), vitamina C (pato, pollo, pescado y marisco) y polifenoles (vino tinto, tomate).

16.00 El postre. Después de comer, destierra las bebidas alcohólicas y añade a tu lista negra cócteles como la piña colada por su alto contenido en azúcar. En cambio, sí que puedes disfrutar de un helado (preferiblemente los que se elaboran sobre una base helada) por su poder nutritivo y digestivo. Algunos lugares de referencia en vacaciones como el hotel Barceló Sancti Petri Spa Resort, han creado cuatro chupitos en tamaño XS para ayudar al organismo en las distintas horas del día y saborear un delicioso cóctel saludable.

18.00 En forma. Pocas épocas del año tienen tantas posibilidades y son tan divertidas para practicar algún deporte. Seguramente hayas jugado un partido de voley playa o has peloteado con unas palas, pero el universo de actividades acuáticas va más allá. ¿Conoces el wakeboard, wakeskate o el wakesurf? Todos ellos precisan de una lancha para que practiquen las más atrevidas. Sin embargo, el deporte acuático que ha conquistado a muchas famosas y ya causa furor en nuestras playas es el paddle surf. Una disciplina en la que puedes darte un agradable paseo remando de pie sobre una tabla. Sus beneficios: mejorar el equilibrio y tonificar los brazos. Si tienes una piscina cerca, el woga (yoga en el agua) o el aquazumba te ayudarán a prevenir problemas de espalda, fortalecer y mejorar la resistencia.

3

 21.00 Cae la noche. Con el buen tiempo salimos a cenar fuera más de la cuenta. Equilíbralo con lo que has comido el resto del día y opta por platos ligeros. Nuestra dieta mediterránea tiene un sinfín de alimentos saludables para que no te aburras: gazpacho de sandía, ensaladas con frutas (mezcla ácido y dulce), pescado o verduras a la plancha, brochetas de salmón... ¿Cuál prefieres?

23.00 A bailar. Lidera la pista de baile. Es un ejercicio aeróbico completo y divertido. Con media hora de danza puedes quemar entre 200 y 400 calorías. En verano, las terrazas se inundan de música latina (salsa, reggaeton bachata y otros estilos) que te invita a mover el esqueleto y demostrarle a tus amigos que las clases de zumba no sirven solo para bajar de peso. Además de tonificar y trabajar la flexibilidad muscular, es una actividad perfecta para liberar el estrés y ponerte de buen humor.

1.00 Do not disturb. Es hora de continuar la fiesta con tu pareja en un lugar más íntimo y privado. El sexo, además de su función biológica, es una de las actividades físicas más placenteras y beneficiosas que existen para nuestra salud. Hay factores que varían sus resultados, como las posturas (échale imaginación) o la cantidad de esfuerzo que realices para la ocasión. Pon en funcionamiento todos los músculos de tu cuerpo y deja que se acelere tu ritmo cardiaco porque si llegas al orgasmo puedes quemar entre 50 y 100 calorías más, y ayudas a oxigenar las células del organismo y rejuvenecer tu piel. Hay que decir que haciendo el amor no bajarás de peso, pero sí  ayuda a mantener la forma y a dormir placenteramente. Es antiestresante, mejora la autoestima y refuerza el sistema inmunológico.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS