¿Estás comiendo a la hora adecuada? Descubre la cronodieta

Perderás peso y, además, tendrás energía durante todo el día. No hablamos de una dieta, es un estilo de vida: la cronodieta llega para que aprendas que cada alimento tiene sus horas.

¿Estás comiendo a la hora adecuada? Descubre la cronodieta

Mira el reloj. De 7 de la mañana a 15:00 horas tu organismo está a tope: debes consumir el 60% de los alimentos. El resto, hasta las 21:00. ¿Por qué? Tu ritmo biológico debería marcar tu alimentación.

Cuando nuestro cuerpo trabaja más, lo que ingerimos se transforma menos en grasa que cuando estamos en reposo. En la cronodieta no hay alimentos prohibidos, ni se cuentan calorías… lo importante es saber cuándo comes cada cosa. ¡Incluso permite el vino y los dulces (aunque estos últimos nunca como postre y con moderación).

Según aseguran, con esta dieta se puede adelgazar cuatro kilos en un mes, pero su objetivo es otro: conseguir mejorar los hábitos alimentarios para toda la vida y que comas las cantidades precisas de carbohidratos, proteínas, vitaminas, minerales y oligoelementos.

Debes realizar tres comidas al día y dos tentempiés, en el margen que va de 7 de la mañana a las 9 de la noche. A partir de esa hora, que solemos estar en reposo, también se reduce la actividad tiroidea, por lo que somos más propensos a engordar.

Cada alimento tiene un horario adecuado. De 7 a 15:00 horas, puedes consumir arroz, pastas, cereales, galletas y pan. De 10 a 21:00 horas, toma sin problemas verduras y hortalizas (con algunas excepciones como zanahorias, tomates, alcachofas, judías verdes, remolacha y col). Esas verduras junto a legumbres y guisantes son apropiadas solo de 12.30 a 15.00 horas. De 10.00 a 21.00 horas, puedes comer carnes (no embutidos), pescados, huevos y lácteos. Las frutas solo se recomienda como tentempié hasta las 17.00 y los frutos secos hasta las 12.

Cada alimento tiene su horario adecuado

Pero no sólo debes adaptar tus comidas al reloj. Tu cuerpo tiene que escuchar sus biorritmos: levantarse todos los días a la misma hora, exponerse al sol, no saltarse comidas, pasear… lo único malo es que desaconseja ¡las siestas!

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS