Hacer dieta y violencia, ¿unidos?

Está claro que hacer dieta supone un sacrificio y mucho autocontrol, pero ¿qué consecuencias acarrea esto en nuestro comportamiento?

violencia dietas

Está claro que hacer dieta supone un sacrificio y mucho autocontrol, pero ¿qué consecuencias acarrea esto en nuestro comportamiento?

 

Según estudios dirigidos por investigadores de la Northwestern University de Chicago y de la Universidad de California esas exigencias y restricciones que nos ponemos a nosotros mismos al estar a dieta hacen que nos comportemos de forma violenta y estemos más irascibles.

 

De este modo, expresiones como “se me pone muy mal humor cuando estoy a dieta” están totalmente fundamentadas.

 

En los estudios realizados para llegar a estas conclusiones, se hicieron algunas pruebas como observar qué películas elegían las personas en función de lo que escogían para comer. Por ejemplo, las personas que se decantaba por una manzana para “matar el gusanillo“ elegían películas de violencia y venganza, frente a los que tomaban, por ejemplo, una barra de chocolate y preferían amenizar el rato con un film más relajado.

 

Esto sucede cuando el control y las imposiciones sobre nuestra alimentación son estrictas y nos suponen esfuerzo, sacrificio y renuncia. Por ello, la mejor opción para cuidar la salud y estar en forma es llevar a cabo una dieta sana y equilibrada, en la que comer no nos suponga un sufrimiento, podamos tomar alimentos muy variados pero saludables.

 

Además, un capricho de vez en cuando es parte de esos pequeños placeres de la vida que nos hacen verlo todo de otra forma. Equilibrio y compensación son las claves.

 

Descubre algunos trucos para calmar la ansiedad al hacer dieta en nuestra galería.

 

 

 

 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS