La dieta de las setas

En plena temporada, descubrimos las bondades de las setas en las dietas de adelgazamiento. Por su composición, por su aporte energético y, sobre todo, por su alto contenido en glutamato.

La dieta de las setas

Con apenas 35-40 kilocalorías cada 100 gramos, apenas un 0,5 % de grasa y un 80-90 % de agua, las setas son muy interesantes como parte de la fase de choque de las dietas de adelgazamiento, al ser un alimento de baja densidad energética. Además, su contenido de potasio favorece la eliminación de líquidos, y gracias a su buen aporte de fibra combaten el estreñimiento y ofrecen una rápida sensación de saciedad.

Las setas –los cuerpos fructíferos de los hongos– presentan cierta concentración natural de glutamato, un aminoácido integrado en las proteínas que actúa como potenciador del sabor del alimento y sobre todo de los platos a los que se añade. Los receptores del glutamato en nuestro sistema digestivo activan zonas cerebrales relacionadas con el apetito, reforzando la sensación de saciedad y evitando que comamos de más.

Cocina con setas y reducirás en 1/4 la sal sin alterar el sabor

El inosinato y el guanilato, moléculas orgánicas presentes en muchos alimentos, contribuyen también al sabor umami. Sutil y de regusto prolongado, el umami realza el sabor agradable de gran cantidad de alimentos. Induce a la salivación y estimula la garganta y el paladar

Continúa leyendo...

COMENTARIOS