La dieta de los 31 días: qué esconde

La dieta de los 31 días está adquiriendo una alta popularidad en nuestro país, pero ¿qué la hace tan popular? ¿Es eficaz? ¿Es saludable? Te damos la respuesta a estas cuestiones.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de seguir la dieta de los 31 días?

dieta 31 días

En primer lugar, esta dieta promete conseguir el peso deseado en un período de 31 días, llegando a perder entre 3-5 kg durante la primera quincena, “sin pasar hambre y sin hacer grandes sacrificios”, podemos leer. Sin embargo, no debemos olvidar que estas afirmaciones son similares a las prometidas por las denominadas “dietas milagro” y ya desde la Agencia Española de Seguridad Alimentaria nos advierten sobre sus riesgos: “deficiencias nutricionales, efectos psicológicos negativos, el denominado efecto yo-yo, recuperar el peso perdido al dejar la dieta e incluso, trastornos de la conducta alimentaria”.

La dieta de los 31 días se basa en la eliminación casi absoluta (sobre todo en la primera fase) de los hidratos de carbono y en aumentar el consumo de alimentos proteicos. Se prohíbe el arroz, la pasta, el pan (a excepción de en el desayuno), la fruta, algunas verduras (calabaza, remolacha o zanahoria), zumos (ya sean comerciales o naturales), galletas...y se recomienda aumentar el consumo de carne, pescado, marisco, huevos y algunos lácteos (como el queso)

Opinión de la dietista-nutricionista Naira Fernández

Los hidratos de carbono son necesarios en nuestra dieta diaria. Gracias a ellos nuestras células pueden obtener la energía necesaria para realizar las actividades normales de nuestra vida cotidiana: leer, caminar, dormir, trabajar.... Cuando no aportamos hidratos de carbono a nuestra dieta, nuestro organismo carece de glucosa para obtener energía y realizar su actividad y, por tanto, tiene que recurrir a otros mecanismos para poder obtener dicha energía. Como consecuencia, el cuerpo tiene que recurrir a otro combustible alternativo: las grasas y proteínas. Esto a simple vista puede resultar ventajoso, sin embargo, lleva implícita una pérdida de masa muscular, pérdida de masa ósea (osteoporosis), el denominado efecto rebote, así como deficiencias en vitaminas y minerales.

Pros

Cómo debería ser una dieta de adelgazamiento
  • Logra una pérdida de peso muy rápida (en la mayoría de casos se consigue una pérdida de peso superior a los 4 kg/mes).
  • Mejora la autoestima. Al bajar de peso conseguimos sentirnos más animados y mejor con nosotros mismos.
  • Al funcionar rápidamente favorece que nos sintamos más motivados a continuar con el plan de adelgazamiento.
  • Se mejoran ciertas patologías unidas al exceso de peso como es el caso de la hipertensión o la apnea.

Contras

  • Una dieta hiperproteica puede conllevar halitosis, estreñimiento, aumento del colesterol sanguíneo, aumento del ácido úrico y sobrecarga de los riñones por consumir en exceso proteínas.
  • No son realizables por un período de tiempo prolongado. La dieta debe ser variada y equilibrada para que no se vean comprometidas las necesidades de vitaminas y minerales y no se produzcan enfermedades carenciales.
  • No demuestran eficacia a largo plazo. Existe evidencia científica de que este tipo de dietas hiperproteicas no son más eficaces a largo plazo (más de 12 meses) en la pérdida de peso que una dieta convencional, variada y equilibrada.
  • No garantiza prevenir futuras ganancias de peso, sino que además puede aumentarse de peso una vez finalizada la dieta.
  • No enseña a llevar una alimentación sana y equilibrada. Esto produce que, al abandonar la dieta, se vuelva a recuperar el peso perdido, lo que lleva de nuevo a repetir el método sometiendo a nuestro cuerpo a un vaivén continuo de cambios de peso.

¿Cómo debería ser una dieta de adelgazamiento?

Cómo debería ser una dieta de adelgazamiento

Desde Centro Nutrición Palma recomiendan:

  • Recurre a un profesional de la Dietética y la Nutrición que te asesore sobre cómo debe ser tu dieta y la adapte a tus gustos y necesidades.
  • Desconfía de métodos milagrosos que te ofrecen perder peso sin esfuerzo y en muy poco tiempo. La pérdida de peso saludable debe ser paulatina y espaciada en el tiempo recomendándose una pérdida de 0,5 a 1 kg a la semana.
  • Incluye ejercicio físico en tu día a día. Si no tienes tiempo para ir al gimnasio o salir a correr, intenta ser más activo en tu día a día: baja una parada antes de llegar a la oficina y camina hasta el trabajo, sube escaleras en vez de coger el ascensor, da un paseo más largo a tu mascota... Recuerda que algo de actividad es mejor que nada
  • No te obsesiones con la cifra que marca tu báscula. Mantener un estilo de vida saludable en el que se realice ejercicio físico de manera frecuente y se lleve una alimentación equilibrada y variada que permita cubrir tus necesidades te permitirá obtener tu objetivo y mantenerlo a largo plazo.

*Centro de Nutrición Palma: Teléfono 971722430/ info@centronutricionpalma.com

Etiquetas: adelgazar, nutricionista, perder peso

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS