¿Por qué no deberías empezar una dieta en septiembre?

Varios estudios han demostrado que es el peor mes para ponerse a régimen…

Pexels

Engordar en verano es algo bastante común. Entre que damos por finalizada la operación bikini, picoteamos snacks poco saludables en la piscina, el chiringuito o en la playa, arrasamos con los buffets y en general, no prestamos tanta atención a lo que comemos, es muy normal terminar el verano con un par de kilos más.

Por eso, cuando llega el mes de septiembre también vuelven las ganas de probar una dieta milagro e intentar seguir un régimen para intentar bajar de peso; como ocurre después de Navidades. Pero resulta que septiembre, junto con enero, no es el mejor mes para empezar una dieta. De hecho, los profesionales avisan: el 95% de las dietas que se inician en esta época del año fracasan.

 

Pexels

“El verano es una época crítica para las personas con algo de sobrepeso, porque esos dos o tres kilos se suman a los dos que ya se cogieron en Navidad y a los dos que se aumentarán el siguiente verano”, explica el doctor López-Nava, director de las Unidades de Endoscopia Bariátrica del Hospital Universitario HM Sanchinarro (Madrid) y del Hospital HM Delfos de Barcelona. “Es un círculo del que resulta muy difícil salir sin ayuda profesional y que nos puede hacer engordar fácilmente 10 o 12 kilos en 10 años, con los problemas de salud que ello conlleva”.

Diversos estudios aseguran que los españoles engordan entre dos y cuatro kilos en el periodo vacacional, a causa del sedentarismo y la mala y excesiva alimentación. Este aumento de peso generalizado convierte a septiembre en el mes en el que comienzan más dietas, pero sólo un 5% de las mismas llegan a ser efectivas.

 

Pexels

Y es que la mayoría de las veces, la dieta que comenzamos está correctamente diseñada, pero termina fallando porque nos resulta difícil cumplirla, ya que el hambre y la falta de saciedad nos impiden prolongarla el tiempo necesario. Además, en septiembre, el llamado síndrome post vacacional puede aumentar nuestras ganas de comer y en definitiva, darnos atracones de comida, debido a la ansiedad que puede generarnos volver a la rutina. Volver a la oficina, dormir y movernos mucho menos y dejar de hacer actividades y planes en nuestro tiempo libre también puede contribuir...

La solución, explican los expertos, es sencilla: Se debe abordar el problema del sobrepeso desde un punto de vista integral. Por un lado, desde los famosos tres frentes: nutricional, físico y psicológico, pero también ayudando al paciente a tener menos apetito y una saciedad precoz que aumente el cumplimiento dietético”, añade el profesor Dr. López-Nava. Es decir, que no es estrictamente necesario seguir una dieta para bajar de peso o mantener un buen estado de salud: basta con llevar una alimentación saludable y realizar algo de ejercicio físico, algo que también cuidará nuestra salud mental. 

Así que si estabas pensando en hacer dieta en septiembre, ahora ya sabes a lo que atenerte… Con cuidar la alimentación y mantenerse activa después de las vacaciones puede ser suficiente.

 

Continúa leyendo