Abdominales en el agua

Trabaja la zona abdominal mientras te bañas y luce vientre plano

Abdominales en el agua

Tener un vientre plano es un deseo que se hace más fuerte durante el verano. Para conseguirlo, ya sabemos la fórmula, la más antigua: una alimentación sana y ejercicios para trabajar los abdominales. Lo que no es tan antiguo es las diferente formas que tenemos de hacer abdominales. Y, ¿qué mejor forma que darnos un chapuzón para sobrellevar el calor a la vez que ejercitamos nuestros abdominales?

 

El agua es un gran aliado para que el ejercicio que hagamos sea más beneficioso para nuestra pared abdominal, gracias a la resistencia que ejerce cuando realizamos los movimientos. Así, apoyada con los codos en el borde de la piscina mientras mantenemos las piernas dentro del agua, elevamos las piernas juntas hacia el pecho, manteniendo nuestra espalda lo más pegada posible a la pared de la piscina. Es importante que no sobrepasemos la línea de las caderas con las rodillas para centrar el trabajo en los abdominales inferiores.

 

Para la parte superior del abdomen, hay que buscar una zona de la piscina que no cubra mucho y colocarnos de pie. Agarramos una tabla de corcho de natación con ambas manos y la intentamos sumergir en el agua de modo que la llevemos hacia nuestros muslos. Al hacer presión sobre ella y vencer así la resistencia del agua contraeremos el abdomen incidiendo en la parte superior.

 

No te olvides nunca de la respiración: expulsar el aire cuando hacemos el esfuerzo y cogerlo antes de realizarlo. Y si te aburre, haz algunos largos, que nadar, como ejercicio muy completo que es, también ayuda a conseguir un vientre plano y tonificado.

 

Al final, verás que no todo es la figura, porque notarás como tu espalda sale beneficiada y tu postura es más correcta. ¿Nos tiramos a la piscina?

Etiquetas: abdominales, perder peso, vientre plano

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS