Así es una vigilante de la playa

La popular serie de televisión acercó la figura de los vigilantes de la playa a todos nosotros, pero fuera de esa ficción televisiva, la labor de los socorristas, tanto en la playa como en la psicina, es vital.

vigilantes playa

La popular serie de televisión acercó la figura de los vigilantes de la playa a todos nosotros, pero fuera de esa ficción televisiva, la labor de los socorristas, tanto en la playa como en la psicina, es vital.

 

De los vigilantes de la playa televisivos lo que más destacaba era su espectacular figura y atractivo: hombres y mujeres modelos, guapos, de éxito y en forma. Esto último sí es un aspecto que la ficción comparte con la realidad: una vigilante de la playa o una socorrista acuática necesita una buena forma física.

 

Formación en primeros auxilios, título oficial de socorrista acuático, buena preparación física y motivación, son requisitos imprescindibles para poder ser socorrista, pero, además, hay ejercicios que no pueden faltar en el entrenamiento de una socorrista.

 

Nadar y correr son imprescindibles en la labor de una vigilante de la playa. Los entrenamientos de natación deben centrarse en dominar la fuerza de brazada y la respiración. Necesitan trabajar series de nado a gran velocidad, pero también series de nado a ritmo lento y mayor duración para trabajar la resistencia.

 

Para entrenar la carrera, una socorrista o aspirante a serlo debe salir a correr al menos tres veces por semana distancias de entre 3 y 6 km, pero además, deben incluir series de sprints, para trabajar la velocidad. Carrera-natación, natación-ejercicios, estas dos combinaciones son el ABC de los entrenamientos de una vigilante de la playa.

 

¿Quieres saber más? No te pierdas nuestra galería:Requisitos para ser una vigilante de la playa.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS