Body Pump: pesas con ritmo

Llévate las pesas a la sala de aeróbic para entrenar cada músculo del cuerpo al ritmo de la música

Body Pump

Quien te haya dicho que hacer pesas es algo aburrido, se equivoca. Claro que, quizás no conoce lo que es el Body Pump, y no sabe que si las pesas nos las llevamos a la sala de aerobic, la cosa cambia y mejora en cuestión de segundos.

 

Esta disciplina nació en Australia en 1995 y hoy en día es un básico en cualquier sala de fitness en gimnasios de todo el mundo. Es la combinación de la gimnasia aeróbica con ejercicios propios de la sala de musculación. Todos los ejercicios se realizan con una resistencia añadida mediante una barra y unos discos de peso variable que permiten trabajar el músculo con más intensidad. El peso variará según el grupo muscular que se trabaje y según la capacidad del alumno que lo practique.

 

La sencillez y simplicidad de los movimientos de Body Pump hacen que sea accesible a todo tipo de personas, además, las coreografías son fáciles y no conllevan un largo proceso de aprendizaje. Sus beneficios se dejan ver desde la primera sesión: se pierde peso, la figura se estiliza, se refuerzan los grupos musculares y se reduce el volumen de grasa corporal.

La clase

Una clase de Body Pump dura una hora y se divide en 10 partes o tracks en los que se calienta, se trabajan todos los grupos musculares, se hacen abdominales y se estira:

1º Calentamiento: una secuencia rápida de una gran parte de los ejercicios que se realizarán a lo largo de la clase. De esta manera el cuerpo se prepara para la fase de trabajo que seguirá.

2º Trabajamos piernas y glúteos, realizando una secuencia de sentadillas con sus variantes.

3º Pectorales

4º Espalda y glúteos

5º Tríceps

6º Bíceps

7º De nuevo las piernas, pero con genuflexiones o estocadas

8º Hombros

Abdominales

10º Estiramientos y relajación corporal

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS