Cómo evitar y curar esguinces

Aprende a curar un esguince, para que te moleste lo menos posible y no deje secuelas

Cómo evitar y curar esguinces

Si te doblas bruscamente el tobillo, la muñeca o la rodilla, pueden llegar a dañarse los ligamentos, y como consecuencia tendrás un esguince. Dolor, hinchazón, hematoma... Lo que se conoce también como distensión de ligamentos puede provocar inestabilidad e incluso incapacidad total para apoyar o mover la articulación, por eso es necesario saber cómo prevenirla, pero también cómo curarla.

 

Lo primero es preparar las articulaciones antes de entrenar. Para ello hay que calentar bien, haciendo una tabla de estiramientos. Cuando estiras un músculo, lo que haces es "dilatar" el tejido que lo forma o el tendón que lo une al hueso en cuestión. El estiramiento ha de realizarse de forma relajada, sintiendo que el músculo se relaja y sin que llegue a dolernos. Y si además, ya has sufrido este tipo de lesión, debes hacer hincapié en ejercicios que te ayuden a fortalecer la zona afectada, ya que se encuentra debilitada y es más fácil que vuelva a sufrir las consecuencias de un giro forzado.

 

Si no has podido evitarlo, no te preocupes, lo primero es mantener la calma, y pedir ayuda a alguien para inmovilizar la zona. Pero antes de poner el vendaje, ponte hielo para reducir la inflamación y el hematoma, no directamente sobre la piel, mejor utilizando un paño. Y recuerda que las vendas tienen que estar bien sujetas y comprimir el tobillo, para reducir la inflamación e inmovilizar la articulación.

 

Y cuando decimos inmovilizar es estarse quieta y no mover el tobillo, con todo lo que conlleva: el reposo durante unos días es básico, y si se hace tumbada y con el pie en alto, mejor. Si no eres muy tranquila, prueba a llevar una dieta para regular el sistema nervioso, que te ayudará a relajarte sin necesidad de tomar medicamentos.

 

Eso sí, cuando haya desaparecido la hinchazón, debes reiniciar el movimiento de manera suave para no perder fuerza muscular. Al principio, los movimientos pueden ser rotatorios y de arriba abajo. No realices movimientos que te provoquen más dolor y aumenta el rango del movimiento día a día.

 

Si pasadas 2 semanas el dolor o la hinchazón no remiten, tienes que acudir al médico.

 

 

 

 

 

 

 

 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS