¿Cómo se mueve tu pecho al hacer deporte?

La piel de los senos es extremadamente fina, pero tiene la función de sujetar correctamente el pecho. Sin embargo, cuando hacemos deporte le sometemos a determinados movimientos. Estos varían según el ejercicio y tu talla de sujetador… ¿Sabes si vas bien protegida?

fitness bra

¿Has oído hablar de la lesión de los ligamentos de Cooper? Son irreparables y provocan la caída de los senos. Por no hablar de daños más importantes que acarrea una mala sujeción, como las micronecrosis: la muerte celular de los tejidos.

Sin embargo, según un estudio de la Universidad de Edimburgo, el 75 por ciento de las mujeres que practican regularmente ejercicio no utiliza un sujetador especial.

El 75 % no usa un sujetador especial para hacer deporte. ¿Y tú?

La piel de los senos es extremadamente fina, tiene muy pocas glándulas sebáceas y carece de músculos y ligamentos que lo sostengan. El pecho se asienta sobre los pectorales mayores, pero está sujeto, únicamente, por el sostén natural de la piel que va desde la barbilla a los senos.

sujetador deportivo

Cuando hacemos deporte, los pechos están sujetos a más movimiento, saltos, carreras o movimientos bruscos que producen oscilaciones y desplazamientos. Por este motivo debemos usar un buen sujetador deportivo, capaz de amortiguar y mantener el pecho en su sitio, evitando tirones o sobreesfuerzo de la piel y de los ligamentos que sujetan y recubren las mamas.

Uno de los factores a considerar a la hora de decidir qué tipo de sujetador necesitamos es también el tipo de ejercicio que se vaya a practicar ya que no todos los deportes tienen el mismo impacto, todos aquellos que impliquen saltos o movimientos bruscos deben ser considerados de alto impacto. Por ejemplo, el yoga, o los ejercicios de gimnasia pasiva requieren de un control menor que para montar en bicicleta, andar a ritmo alto o hacer montañismo; para deportes más intensos como en el tenis, el fútbol o el jogging, el sujetador deber ser más firme, y deberá prestarse especial atención a los deportes de gran impacto, como correr, la equitación o el boxeo.

El running, como advierte la doctora Elisa Fernández, es un deporte que aporta grandes beneficios al organismo aunque el pecho sufre un gran impacto. En este sentido, “se debe usar un sujetador sin aros, preferiblemente sin costuras en la copa, el tirante más bien ancho, sobre todo en mujeres con mediano y gran volumen mamario. Además, el tejido que conforma el contorno debe ser ancho para evitar que con el peso de las mamas y el movimiento, no se desplace hacia los hombros”, indica la doctora Fernández.

Un factor importantísimo a considerar es el tamaño del pecho. Hay sujetadores deportivos que protegen por compresión, apretando, simplemente, el pecho contra el cuerpo, indicados para pechos pequeños y medianos; mientras que hay otros que los envuelven, separan y sujetan sin apretar, que protegen por recogimiento, más apropiados para pechos más voluminosos. Un estudio elaborado por la Universidad de Portmouth, en Reino Unido, revela que al hacer deporte el pecho tiene tres formas de movimiento según el ejercicio que se esté realizando y según, también, el tamaño de los pechos, los movimientos oscilatorios de arriba abajo, los laterales y también los que suceden en un tercer plano, de dentro hacia fuera.

En este sentido, los sujetadores por recogimiento son los más adecuados, ya que detienen los movimientos en los tres planos. Otra opción muy útil, sugiere la doctora Elisa Fernández, es usar el sujetador NightBra debajo de cualquier sujetador para reforzar la acción del primero ya que con él se consigue mantener recta la espalda, por lo que obliga a tensar pectorales; además, al utilizar dos sujetadores, el peso de las mamas queda repartido en cuatro tirantes por lo que los hombros se resienten menos.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS