Con la música a otra parte

La música es, para muchas personas, la medicina del alma. Escuchar música en los transportes, cuando paseamos por la calle o cuando hacemos ejercicio es una forma de distraernos, de tener un momento de intimidad y de animarnos.

ejercicio con musica

La música es, para muchas personas, la medicina del alma. Escuchar música en los transportes, cuando paseamos por la calle o cuando hacemos ejercicio es una forma de distraernos, de tener un momento de intimidad y de animarnos. Sin embargo, aislarnos completamente de lo que nos rodea para perdernos entre las notas musicales puede ser peligroso.

 

Actualmente, la tecnología ha logrado que podamos llevar nuestra música con nosotros a todas partes gracias a reproductores cada vez más pequeños. Numerosos estudios e investigaciones avalan los beneficios de la música para la salud y para el ánimo, pero, como en todo, los extremos no son buenos.

 

Un estudio realizado en el Hospital de Niños de la Universidad de Maryland (EEUU), ha concluido que el uso de auriculares puede poner en peligro la vida de los peatones en zonas donde hay una circulación fluida de coches o de trenes, ya que reduce la capacidad de atención para apreciar las señales ambientales.

 

Los datos recogidos para esta investigación revelan que durante el periodo de estudio (2004-2011) se produjeron 116 casos de lesiones graves o fallecimientos en EEUU de peatones que llevaban puestos los auriculares del móvil en el momento del accidente.

 

El motivo de la distracción que tenemos al escuchar música en el mp3, en el teléfono o en cualquier otro dispositivo móvil, se conoce como “ceguera por falta de atención”. No solo reducimos nuestras posibilidades de escuchar lo que sucede alrededor para estar alerta; además, también limitamos nuestra capacidad visual cuando vamos manipulando el reproductor musical.

 

Música y ejercicio

Por otro lado, un estudio realizado por la Universidad de Deporte y Educación de Brunel respalda los beneficios de hacer ejercicio con música. Según los resultados del mismo, las personas que se ejercitan al ritmo de canciones pueden incrementar hasta en un 15% su resistencia.

 

El sentido común es nuestra principal arma para evitar este tipo de accidentes. Bajar el volumen de la música que escuchamos y extremar la atención cuando cruzamos un paso de cebra o pasamos por una zona que puede resultar peligrosa nos puede salvar la vida.

 

Si quieres conocer cómo te puede ayudar la música en tu propósito de ponerte en forma, no te pierdas nuestra galería.

 

 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS