Correr en la nieve, un desafío para las más intrépidas

Correr es un ejercicio intenso, potente y que requiere resistencia. Si a eso le sumamos que la carrera sea sobre la nieve, las dificultades se multiplican.

correr con nieve

Correr es un ejercicio intenso, potente y que requiere resistencia. Si a eso le sumamos que la carrera sea sobre la nieve, las dificultades se multiplican.

 

Una runner no deja de correr en invierno por las malas condiciones climáticas, el frío o la nieve, ya que si vivimos, por ejemplo, en una zona en la que nieva con frecuencia durante el invierno, nos veríamos obligadas a suspender nuestra afición al running hasta la llegada del buen tiempo.

 

Correr con nieve es todo un reto: requiere mayor fuerza para dar las zancadas, nuestro ritmo es más lento, mientras que el trabajo realizado es mucho más intenso. Por estas razones, hay runners que encuentran una verdadera motivación para salir a correr con nieve.

 

Además, no es solo la nieve. La temperatura cuando está nevando es muy gélida y se hace más complicado respirar, por lo que es importante llevar una braga o utilizar una mascarilla de esquí por la que respirar.

 

La nieve blanda y las placas de hielo son otros de los grandes problemas que se pueden presentar si decidimos correr en un día de nieve.

 

Es importante buscar recorridos en los que la nieve esté compacta, que no esté aguada y de color negruzco, ya que resbalará mucho. También es necesario evitar aceras y carreteras que se hayan convertido en placas de hielo.

 

¿Quieres saber otros trucos para correr con nieve? No te pierdas nuestra galería: Consejos para correr con nieve.

Etiquetas: correr, runner, running

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS