Cuando el deporte se convierte en vida

Hacer deporte es saludable y ayuda a estar en forma. Sin embargo, hay veces que va mucho más allá: para algunas personas deporte significa vida.

paralimpicos

Hacer deporte es saludable y ayuda a estar en forma. Sin embargo, hay veces que va mucho más allá: para algunas personas deporte significa vida.

 

Imagina que el ejercicio te aportara autonomía, ampliara tu círculo de amigos, te sirviera para romper barreras, para vencer la inactividad y, en definitiva, a sentirte vivo. Ahora, deja de imaginar y conoce la realidad de los deportistas paralímpicos.

 

Londres vuelve a vestirse de gala para acoger, en este caso, los Juegos Paralímpicos, a los que España llega con ansias de medalla. Y no le faltan motivos: las 58 medallas conseguidas en 2008 en Pekín, avalan esas ganas.

 

Los expertos aseguran que el deporte es, para las personas discapacitadas, una oportunidad para tener experiencias, mejorar su estatus social y ser más independientes. Es el caso del director gerente de la Federación Española de Deportes de personas con Discapacidad Física (FEDDF), Miguel Ángel García, que asegura que al ganar autonomía física ganan independencia, pero, además, va más allá: competir a un alto nivel, como sucede en los juegos, les da la oportunidad a estos deportistas de conocer otras culturas, convivir de forma más cercana con otras personas que se encuentran en situaciones similares y conocer tecnologías médicas y ortopédicas de otros países que pueden mejorar su enfermedad.

 

Maximiliano Rodríguez va a por sus segundos juegos y le sobran ganas para tratar de conseguir alguna medalla en Londres para el atletismo español. Sufre una deficiencia visual que no le impidió, entre otras cosas, ser el tercero del mundo en la modalidad de 200 metros en el último Mundial de 2011 celebrado en Nueva Zelanda.

 

La vida de Martine Wright parecía estar vinculada a un olímpico destino. El 6 de Julio de 2005 el Comité Olímpico Internacional (COI) anunciaba que Londres sería la sede de los JJOO de 2012 y ella decidió tomar algo con unos amigos para celebrarlo. A la mañana siguiente, el 7 de Julio, decidió aprovechar unos minutos más en la cama y perdió el metro que cogía siempre. Un cambio de itinerario y un fatídico golpe del destino convirtieron a Wright en una víctima de los atentados islamistas del 7/7 de Londres.

 

Ahora, Martine Wright representa a Gran Bretaña en la modalidad de voleibol sentado en los Juegos Paralímpicos de Londres. El deporte ha sido para ella la mejor recuperación, un reto y una ilusión. Se siente afortunada y asegura que vive un sueño porque sobrevivió y, además, afirma que el voleibol se ha convertido en un nuevo modo de vida.

 

Historias de superación, de vida y de esfuerzo. Porque, a veces, ser deportista es mucho más que practicar deporte.

 

¿Quieres conocer otras historias similares? No te pierdas nuestra galería “Ellas son todo un ejemplo”.

 

¿Piensas que el deporte ayuda a superar problemas? ¿Conoces historias de superación? Cuéntanoslo en el foro.

 

 

 

 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS