Consigue el cuerpo que quieras y ríete de tu biotipo

¿Haces deporte y no notas los resultados? ¿Tampoco consigues el cuerpo que te gustaría con la dieta? Es culpa de tu biotipo, aprende a cómo lidiar con él.

biotipo

Puede que lleves tiempo realizando algún tipo de deporte y no notes los resultados. También que estés probando con una dieta de lo más dura y tampoco hayas visto un gran cambio en tu cuerpo. Tranquila, porque sabemos cual es el problema, se llama biotipo.

El biotipo está en gran parte relacionado con la genética o morfología de una persona y es que son las características que definen estructural y morfológicamente a una persona, es decir, su forma corporal. Con esto no quiere decir que nunca vayas a poder cambiar tu cuerpo, sino que hay cierta forma que te viene por constitución y es más difícil, claro que, con los ejercicios apropiados y la alimentación idónea se pueden conseguir muchas cosas.

Es importante conocer nuestro biotipo para elegir, por ejemplo, que deporte nos conviene o cómo ponernos a dieta. A los atletas profesionales les llegan a medir hasta los pliegues cutáneos para averiguar a cuál pertenecen. Nosotros no aspiramos a tanto, pero es hora de que conozcas cual es tu biotipo, y aprendas a sacarte todo el partido del mundo. Pero también debes tener en cuenta que es absurdo esforzarse en lograr un cuerpo que no es el nuestro. Sacarás más rendimiento si te centras en tu forma física: verás resultados más rápido, estarás más motivada y, además, te sentirás más contenta con tu cuerpo. Si no te reconoces en ninguna de estas categorías, puede que tengas componentes de varios tipos.  Atenta y quédate con los nombres.

biotipo

Endoformismo: acumulan grasas con facilidad y tienen tendencia al sobrepeso. Los brazos y piernas suelen ser cortos y la cadera y los hombros anchos. Su metabolismo es muy lento. Serían –como decían antes las abuelas- “de hueso ancho”, pero pueden convertirse en lo que ahora se denomina “gordibuena”. Tendrán unos kilos de más, pero estarán en forma y muy tonificadas. ¿Qué ejercicios les convienen? Quemagrasas o cardio de larga duración. Por ejemplo, 20-30 minutos de bicicleta elíptica en el gym o 20-30 minutos en la cinta. A continuación un pequeño circuito. Con las pesas, aceleras tu metabolismo y seguirás quemando grasa aún horas después de entrenar. No te saltes ninguna comida: toma entre 5 a 6 pequeñas comidas diarias.

Mesomorfismo: los que toda la vida hemos llamado “atléticos”. Tienen bajos niveles de grasa corporal y enseguida se musculan. Tienen la cadera estrecha y las extremidades muy fuertes. Enseguida se les nota cuando se ponen en forma, pero, por otro lado, también se les nota muy rápidamente si descuidan su alimentación. Deben tomar muchas verduras y proteínas magras. No deben olvidar los ejercicios de cardio para cuidar su corazón.

Ectomorfismo: personas con extremidades largas y estructuras óseas alargadas. Su peso corporal es bajo. Son esas personas que comen de todo y no engordan. Sin embargo, deben tener cuidado. Pueden caer en lo que se denomina “gordiflacos”: acumulan grasa aunque no lo parezca y puede ser muy perjudicial para su salud. Tienen que hacer comidas completas, que contengan carbohidratos y grasas saludables y, aunque se les dará muy bien las actividades de cardio, no tienen que descuidar las pesas para ganar masa muscular.

CONTINÚA LEYENDO