Decálogo antiesguinces

Alimentación, estiramientos, ejercicios, calzado... todo influye a la hora de sufrir esguinces

esguinces

¿Temes sufrir un esguince? Haces bien, la distensión de ligamentos puede provocar inestabilidad e incluso incapacidad total para apoyar o mover la articulación e impedirnos andar.

Te damos 10 pautas para prevenirlos:

Refuerza el tobillo con ejercicios de propiocepción, como las carreras en zig-zag, en ocho, o círculos.

Introduce en tu dieta alimentos que ayuden a generar colágeno, la molécula proteica que mantiene a las articulaciones en forma. El omega 3 y el omega 6 también son importantes, ya que facilitan la entrada de nuevas células a las articulaciones y aceleran la síntesis del colágeno por parte del organismo.

- Al empezar y acabar el entrenamiento, no olvides estirar, así, se dilatan los tejidos musculares para que puedan soportar mejor la carga del cuerpo.

- Usa unas zapatillas adecuadas al tipo de ejercicio que estés realizando.

Átate bien las deportivas, nunca las lleves sueltas, porque pueden ser el desencadenante de una caída que acabe en esguince.

- Si ya has sufrido un esguince en alguna ocasión, es probable que puedas volver a tener algún tipo de distensión, por lo que es necesario utilizar vendas o férulas deportivas que aporten una sujeción extra al tobillo cuando se hace un ejercicio intenso.

- Es recomendable realizarse masajes, mejor si con cremas de calor para deportistas que disminuirán el impacto sobre los tendones.

Evita la sobrecarga muscular, no hagas esfuerzos excesivos, el ejercicio siempre debe ser progresivo.

- Presta atención por dónde andas, ya que el terreno blando impactará menos en tus articulaciones.

- No olvides hidratarte antes, durante y después del ejercicio.

Etiquetas: ejercicios en casa, estirar, runner, sneakers

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS