Ejercicio en el gimnasio: sobreesfuerzo y lesiones

Cuando empezamos a ir al gimnasio lo cogemos con muchas ganas y esperamos ver los resultados de nuestro esfuerzo pronto.

errores gym

Cuando empezamos a ir al gimnasio lo cogemos con muchas ganas y esperamos ver los resultados de nuestro esfuerzo pronto. Estas prisas hacen que, muchas veces, nos forcemos demasiado y aparezcan las indeseables lesiones.

 

No debemos olvidar que, si acabamos de empezar a ponernos en forma, somos novatas en el gimnasio y tenemos que actuar como tal. De nada sirve que nos fijemos en gente que ya lleva tiempo entrenando para intentar ponernos a su nivel o hacer el mismo número de repeticiones. Tampoco es muy bueno para nosotras tirar de intuición a la hora de utilizar las máquinas en el gimnasio: nos puede parecer muy obvio, pero es el monitor el que debe indicarnos la postura correcta, el funcionamiento y la carga que debemos levantar. Está muy bien ser independiente, pero no si eso nos puede jugar una mala pasada.

 

La sensación, al principio, de querer y poder hacer siempre un poquito más es buena, porque es señal de que estamos motivadas, pero no debemos pasarnos: ¿para qué queremos “darlo todo” el primer día si al siguiente no nos vamos a poder mover, o lo que es peor, nos hemos lesionado?

 

Algo muy habitual es, al hacer pesas, ponernos desde el principio demasiado peso. Seguramente, notes con regocijo que no te cuesta mucho levantarlo… ¡ojo! estás en la primera serie, a ver qué pasa cuando lleves 15 repeticiones y no hayas pasado a la segunda… Lo más normal es que empieces a hacer mal el ejercicio y a dejar caer la carga casi de golpe, con lo que te arriesgas a sufrir distensiones y roturas musculares.

 

Sin embargo, no es el único error de novatas que cometemos al hacer máquinas en el gimnasio. ¿Quieres saber qué otros fallos cometemos? No te pierdas nuestra galería.

 

 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS