Ejercicios antiestrés: rehabilita tu mente

Librarse del estrés también es posible haciendo ejercicio. Busca un lugar tranquilo y deja tu mente en blanco con sencillos movimientos.

Ejercicios antiestrés

Sabemos que el ejercicio nos ayuda a la rehabilitación, que, conociendo cómo, dolores y lesiones desaparecerán de nuestro cuerpo. Pero, ¿qué hacer cuando se trata de algo más profundo?, ¿cuando estás estresada y la mente dice que no puede más?

 

El estrés puede provenir de cualquier situación o pensamiento que te haga sentir frustrada, furiosa o ansiosa. En pequeñas dosis es positivo, ya que nos motiva y aumenta nuestra productividad. Sin embargo, en grandes cantidades no es ni bueno, ni necesario, y para librarte de él existen ejercicios, que no sólo equilibrarán tu cuerpo, sino también tu mente.

 

Elevarse

Abre las piernas y elévate sobre las puntas de los dedos, a la vez que subes los brazos a la altura de los hombros. Siente cómo se activa la energía y vuelve a la posición inicial. Vuelve a elevarte y concéntrate en la postura, olvidando tus problemas.

 

Energía

Separa las piernas todo lo que puedas y coloca los pies hacia fuera. Baja poco a poco, con el tronco ligeramente adelantado y la espalda recta. Estira los brazos con las manos abiertas. Cierra los ojos y nota cómo la energía de la tierra te llega por pies y manos.

 

Liberar preocupaciones

Dobla la pierna derecha en el aire, cargando todo el peso del cuerpo sobre la izquierda. Simula que sujetas una pelota, con la mano derecha arriba. Balancea el cuerpo. Al inspirar, piensa en un problema y líbrate de él al espirar, mientras recuperas el equilibrio. Invierte la postura y repite el ejercicio.

 

 

Mente en blanco

Con las piernas ligeramente flexionadas y el tronco en paralelo con el suelo, descansa los codos en las rodillas y la frente en la yema de los dedos. Deja la mente en blanco y concéntrate. Mantén 1 minuto y deshaz la postura lentamente.

 

 

Relax

Junta los pies y apoya las manos en la parte baja de la espalda, protegiendo las lumbares. Flexiona un poco las rodillas y dobla la parte superior del cuerpo hacia atrás. Cierra los ojos y relájate.

Etiquetas: estrés

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS