Ejercicios efectivos y fáciles para hacer en casa

No nos apetece salir a correr o al gimnasio. ¿Qué hacemos? Te presentamos una serie de ejercicios que podrás hacer sin tener que moverte de casa.

"Hoy, hago ejercicio en casa."

"Hoy hago ejercicio en casa"

Llegamos a casa después del trabajo, nos sentamos en el sofá, desconectamos 15 minutos y entonces, nuestra cabeza piensa: "tengo que ir a hacer deporte..." Si es uno de esos días en los que no te apetece salir a correr o, simplemente, bajar al gimnasio, te dejamos una serie de ejercicios que podrías hacer sin tener que moverte de casa.

Haz un pequeño espacio en el salón, si hace falta, aparta un poco la mesa o el sofá y pon tu esterilla en el suelo. Coge tu ordenador, unos altavoces o tu móvil y ponte música que te motive, esa que cuando escuchas lo único que te apetece es saltar y cantar.

En casa es difícil hacer ejercicios de cardio, a no ser que tengas una máquina de correr particular. Por eso, los ejercicios que te ofrecemos son más bien musculares, específicamente: glúteos, abdominales y brazos.

Ejercicios para tonificar los glúteos

Glúteos

Éstos son los ejercicios básicos que harán que tengas un culo 10.

Sentadillas: Puedes hacerlas de dos formas. Una de ellas es apoyada en la pared. Las piernas tienen que estar en posición 90º y tienes que poyar la espalda entera. Para hacerlo un poco más duro, haz 15 repeticiones aguantando 10 segundos en cada una. 10 segundos y te incorporas, así 15 veces. Tus piernas y glúteos tienen que notarlo.

La segunda forma de hacer sentadillas es la clásica. Sin apoyarte en nada, separa las piernas de modo que queden a la misma altura que tus hombros. Una vez tengas las piernas separadas, desciende asegurándote de que tus rodillas estén posicionadas en el mismo ángulo de la posición de tus pies. Tus glúteos tendrán que llegar hasta la altura de las rodillas, mínimo. Y siempre pendiente de que tus rodillas no pasen tus pies.

El puente: Parece más sencillo de lo que es. Túmbate en tu esterilla, con las piernas semiflexionadas. Apóyate en tus antebrazos y levanta la parte central, apretando fuerte tus glúteos. Aguanta arriba diez segundos y vuelve a bajar. Repite esta serie, por lo menos, quince veces. 

Trabaja los abdominales

abdominales

Tumbada: Los básicos y clásicos de siempre. Pero te aseguramos que son los que, en definitiva, funcionan si te implicas y los repites a diario. Una vez tumbada en la esterilla, asegúrate de tener la espalda completamente apoyada. Dobla las rodillas con los pies apoyados en el suelo y júntalas. Haz tres series de treinta abdominales subiendo tu tronco y bajándolo al suelo. una vez hayas terminado éstas, haremos el mismo número de sesiones pero, esta vez, llevamos nuestro cuerpo, que está un poco elevado, hacia los lados, que las manos toquen tus tobillos o que, al menos, se acerquen.

Plancha: Descansa del anterior ejercicio un minuto y empezamos las planchas. Haremos tres tipos distintos: plancha frontal, y plancha lateral derecha e izquierda. Recomendamos aguantar en cada una 45 segundos. Puedes hacerla de dos formas, o bien apoyada en las palmas de tus manos y los brazos estirados (cuesta menos), o bien con el antebrazo apoyado (cuesta más). Una vez elevas tu cuerpo procura aguantar con el cuerpo alineado. Si ves que te cuesta mucho también puedes hacerlo con las rodillas apoyadas. En este caso, intenta aguantar un minuto con el cuerpo elevado.

¡No te olvides de los brazos!

brazos

Las mujeres tenemos una obsesión con los brazos bonitos y nosotras te podemos ayudar a tenerlos siempre y cuando te impliques al completo. Os aconsejamos hacer dos ejercicios muy útiles.

Lo que nos obsesiona a la mayoría son los triceps, eso que tenemos ahí debajo que empieza a colgar con el paso de los años. Sí, es un horror, pero existe un ejercicio llamado dippings que hace milagros0. Para ejercer este músculo tienes que tener una mesa baja, una silla o un mueble majo. Te colocas delante de él dándole la espalda. Agachas tu cuerpo hasta apoyar las palmas de las manos en el mueble y tienes que descender hasta que tus brazos formen un ángulo de 90º. Las piernas pueden estar totalmente estiradas o con un ángulo de 90º si nos cuesta más. Intenta hacer veinte seguidas y cinco series.

Para el segundo ejercicio que os ofrecemos necesitarás dos objetos con algo de peso. Puede ser un litro de leche, un libro pesado o las estupendas pesas que te regalaron tus amigas indirectamente. En este ejercicio estás de pie. Coges con cada una de las manos los pesos y, con la espalda completamente recta, levantas las manos por encima del hombro y los inclinas hacia atrás. Intenta repetir este ejercicio las mismas veces que el ejercicio anterior.

 

Con estos ejercicios conseguirás tener en forma las partes más importantes de tu cuerpo, ¡ánimo!

Y, si no quieres agujetas, ¡ESTIRA!

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS