Dos ejercicios para reducir la flacidez en brazos y piernas que podrás hacer desde casa

Entrenar y comer de una manera adecuada transformaran tu cuerpo en menos tiempo del que imaginas.

Photo by Oleg Magni from Pexels

Obsesionadas con adelgazar, nos hemos olvidado que al perder unos kilos la piel se queda flácida, es decir, se pierde colágeno y elastina, que son los que proporcionan el sostén la elasticidad y la firmeza a la piel, y sin el ejercicio adecuado, nunca conseguiremos endurecer para poder lucir una figura estilizada.

No te preocupes, que haciendo dieta ya has hecho el mayor esfuerzo, y con estos ejercicios, dedicándole un ratito al día, podrás tonificar todo tu cuerpo y alcanzar el aspecto deseado.

Y no te olvides de las proteínas, básicas e imprescindibles en la formación de tejidos. Pero no nos adelantemos, una experta en fitness nos resuelve todas las dudas que te están surgiendo ahora mismo. 

Marta Rosado, fundadora del método Personal con más de 20 años de experiencia en el fitness y directora de Personal by Marta Rosado en pleno barrio de Salamanca de Madrid, nos enseña dos sencillos ejercicios para hacer en casa y facilitar la desaparición de la "dichosa" flacidez.

"La flacidez de la piel en  brazos y piernas es un problema que muchos enfrentan incluso a una edad temprana.  El área entre el codo y el hombro, así como la espalda en las caderas siempre ha sido problemática, especialmente para las mujeres. Si no se trata este problema, con la edad todo empeorará", nos advierte Marta Rosado.

Pero... ¡no está todo perdido! Es importante no venirnos abajo, comenzar y trabajar duro. Para evitar la flacidez de la piel o eliminarla, Marta nos enseña un par de ejercicios muy sencillos pero muy efectivos.

 

1. Como queremos resultados, necesitamos un enfoque muy claro. Lo primero que debes hacer para lograr el objetivo es cambiar tú dieta. Una dieta equilibrada ayudará a mejorar la elasticidad de la piel. La fusión de ejercicios con una nutrición adecuada conseguirá que en un par de meses te olvides de la flacidez de la piel.

Ejercicios para los brazos

Comencemos con los ejercicios para los brazos.

Materiales: necesitas una mancuerna o en caso de no tener, algo pesado. 

¿Cómo lo realizamos? Levántate, y coloca los pies separados al ancho de los hombros.  Levanta el brazo con la mancuerna y, doblando el codo, bájala detrás de la cabeza.  Luego regresa a la posición inicial.  El ejercicio debe repetirse 15-20 veces para cada brazo.

Gracias a este ejercicio, podrás deshacerte con constancia, claro está, de la flacidez de la piel, así como también fortalecer los músculos.  Como dato, debido a la carga de este área, mejorarás la circulación sanguínea y, por lo tanto, mejoras la piel. Haz al menos 20-25 repeticiones.  Es recomendable hacer tres o cuatro series por día

Ejercicios para las piernas

Materiales: realizaremos un ejercicio con una banda elástica Una cosa muy práctica, perfecta para hacer ejercicio en casa.  

¿Cómo lo realizamos? Coloca la banda en ambas piernas para que una pierna lo sostenga. Dobla la segunda pierna por la rodilla, tirando de ella hacia los glúteos. Haz el ejercicio con ritmo, tensa bien tus músculos. Tira del pie hacia arriba tanto como puedas.  Haz 15-20 repeticiones por cada pierna.  En general, todo depende de tu forma física.  No debes comenzar de inmediato haciendo más repeticiones de las que puedes soportar porque desistirás en dos días. Lo importante es ser constante y que la actividad física sea continuada. 

Lo mejor es comenzar con un número cómodo de repeticiones y aumentar gradualmente.  Si es posible, haz estos ejercicios por la mañana y por la tarde.  Lo ideal sería no saltarte ni un solo día.

Te dejamos otras opciones de ejercicios con una goma elástica para que descubras los múltiples beneficios (y posibilidades) que te puede aportar. 

También te puede interesar:
Gloria Vázquez Sacristán

Gloria Vázquez Sacristán

Vivía dividida entre ser escritora, panadera o guionista de cine. No concibo la vida sin música, un verano sin libros, ni una buena conversación que no sea en torno a un plato de comida. Apasionada de la moda y la belleza desde pequeña, amante empedernida de los deportes de montaña y acuáticos, coleccionista de perfumes y tacones que no aguanto más de dos canciones. No recibí la llamada de la medicina, como le hubiera gustado a mis padres, pero sí sentí la necesidad de buscar el bienestar de los demás y a eso me dedico, humildemente, con mi pluma o mi teclado, desde aquí, todos los días.

Continúa leyendo