El burpee: los 4 minutos de ejercicio más eficaces del mundo

Hagas lo que hagas y estés donde estés, este sencillo ejercicio te hará olvidarte de tu suscripción al gimnasio. Fortalece de forma rápida y definitiva tu cuerpo.

Burpees

Ante la llegada del verano, ya no caben excusas para prescindir del ejercicio (y también de una dieta sana). Con el arranque de la veraniega operación bikini, toca intensificar la práctica de deporte. Yoga, natación, bádminton... Tú eliges, mientras seas constante y eficaz. ¿No tienes tiempo? Es posible realizar desde casa sencillos ejercicios que apenas requerirán tiempo. Con media hora al día, conseguirás mantenerte en forma. Pero si buscas un resultado más evidente, no dudes en alargar tu sesión o apuntarte al HIIT, una técnica que consiste en realizar un esfuerzo intenso en un tiempo reducido. Uno de los ejercicios más recomendados y fácilmente realizables es sin duda alguna el burpee.

No uses material ni inviertas de forma consecuente: solo unos minutos de entrenamiento con el propio cuerpo pueden tener un importante impacto en tu metabolismo. Los ejercicios compuestos, como las flexiones o las estocadas, son increíblemente efectivos para ganar fuerza y mejorar el nivel de fitness en general. Elasticidad, firmeza e incluso estado de ánimo, te ayudará a todos los niveles. Es un ejercicio ideal para cuidar tu sistema cardiovascular y por supuesto tu peso. Si completas el ejercicio con una dieta equilibrada, será mucho más rápida de lo que imaginas.

También te puede interesar:

Los burpees trabajan…

Burpees
  • Pecho
  • Core
  • Cuádriceps
  • Brazos
  • Glúteos
  • Isquiotibiales

Consiste, básicamente, en realizar una flexión en el suelo antes de dar un salto. Si eres principiante o no sueles hacer deporte, empieza con la postura básica. Con el paso de los días, podrás realizar un movimiento cada vez más complejo. De pie, recta, ponte en cuclillas con las piernas flexionadas y las palmas de las manos en el suelo. Permanece siempre con la espalda recta. Apóyate en tus manos y realiza una extensión con la punta de los pies, manteniendo los brazos paralelos al levantarse. Los codos deben quedarse lo más cerca posible del tronco para potenciar los efectos y conseguir una mayor firmeza. Realiza una última flexión pectoral y de piernas, para acabar el ejercicio.

Realiza tres rondas de la siguiente serie y descansa 60 segundos entre cada ejercicio. Notarás enseguida los efectos en tu cuerpo. Puedes completar el ejercicio con otras series, de abdominales, ideales para acabar con la flacidez, o incluso sencillas flexiones o la tradicional plancha.

Las ventajas más top del entrenamiento con el propio cuerpo:

Puedes hacer estos ejercicios en cualquier momento y en cualquier lugar, al igual que el yoga. Si estás lesionada, este entrenamiento te ayuda a aumentar la fuerza sin riesgo de causarte más daños. El entrenamiento con el propio peso mejora la flexibilidad, el equilibrio y la resistencia. Por ejemplo, los planks activan más de 20 músculos, incluyendo hombros, espalda, brazos, piernas y glúteos.

Ten en cuenta que no es un ejercicio adaptado a todo el mundo: supone una importante fuerza muscular y una gran firmeza. Si tienes problemas de articulaciones, apuesta por deportes más suaves que no tendrán un impacto importante en tu cuerpo.

CONTINÚA LEYENDO