El frío ayuda a correr

El invierno es el escenario ideal para practicar footing, ya que nos ayuda a prevenir enfermedades y quemar calorías

Correr con frío

Correr en invierno al aire libre se presenta como una buena opción para oxigenarse a fondo. Debido al poco tiempo que pasamos en el exterior a causa del frío y al aire viciado por la calefacción en casas y oficinas, necesitamos respirar profundo, y nada mejor, que una actividad aeróbica como el footing, que además mejora la circulación y la capacidad pulmonar.

 

Asimismo, el aumento del flujo sanguíneo y la secreción de adrenalina ligados al ejercicio estimulan la fabricación de anticuerpos, necesarios para luchar contra gripes y catarros. Sin embargo, antes de empezar a correr conviene someterse a un chequeo médico. Otra característica del invierno es la falta de luz que reduce los niveles de serotonina (hormona del bienestar), provocando cuadros de tristeza y ansiedad. Correr los aumenta, y así facilita la relajación y la concentración. Además quemas más calorías que en otras épocas del año. Sí, has leído bien. En condiciones normales, el jogging quema entre 400 y 500 cal/h. Pero cuando las temperaturas bajan, el cuerpo pierde calor, sobre todo en las extremidades, y para luchar contra el frío se multiplica la combustión calórica. De esta forma, en 1 hora de ejercicio se pierden hasta 700 cal.

 

Ahora, sólo tienes que buscar zonas de la ciudad que no tengan niveles de contaminación muy altos, como parques o jardines, y disfrutar de sus ventajas.

Etiquetas: correr, perder peso

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS