El sillín de la bicicleta, un enemigo de la sexualidad femenina

Montar en bici es una de las actividades más saludables y amenas. Disfrutar del aire libre, la velocidad y las vistas mientras hacemos ejercicio son sus principales reclamos.

problemas sexuales bici

Montar en bici es una de las actividades más saludables y amenas. Disfrutar del aire libre, la velocidad y las vistas mientras hacemos ejercicio son sus principales reclamos. Sin embargo, pasar muchas horas subidas en la bici puede afectar a la vida sexual.

 

Según un estudio de la Universidad de Yale (EEUU), el sillín de la bicicleta puede provocar problemas sexuales en las mujeres. Hace unos años, investigadores del mismo centro concluían que existía una relación directa entre las horas que un hombre pasaba sobre la bicicleta y la disfunción eréctil. Ahora, concluyen que las mujeres también pueden verse afectadas y sufrir una pérdida de la sensibilidad genital.

 

Antes de llevarnos las manos a la cabeza, hay que aclarar que no estamos hablando de mujeres que salen a pasear en bici unas horas de vez en cuando. El estudio se refiere a ciclistas profesionales o a aquéllas que pasan un mínimo de 16 horas semanales dándole a los pedales.

 

Los problemas se deben a que la forma del sillín hace que el peso del cuerpo recaiga sobre la zona del perineo (suelo pélvico), en el que se ejerce una gran presión que puede llevar al entumecimiento de la zona genital y, a la larga, a una pérdida de sensibilidad que desembocaría en una reducción de la respuesta a estímulos en la zona exterior de la vagina.

 

Es sabido por los expertos que los ciclistas de ambos sexos pueden padecer, en algún momento de su carrera, afecciones en el nervio pudendo, situado en la región pélvica, que ocasionen, en algunos casos, problemas sexuales.

 

Por eso, los profesionales hacen hincapié en que existen mejoras que se podrían hacer que ayudarían a reducir estos problemas. ¿Quieres saber qué soluciones proponen? No te pierdas nuestra galería.

 

 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS