Entrenamiento militar o Trainig Camp

Para activar todo el cuerpo en una prueba continua y ávida de compañerismo

Training Camp

No todo el mundo ha estado en el ejército, pero seguro que muchos tenéis en mente la imagen de un circuito de pruebas imposibles en películas americanas, adornado con pantalones de camuflaje y un aire militar.  

 

Superar obstáculos, pegar saltos, hacer carreras y multiplicar abdominales, en grupo y al aire libre. El training camp o entrenamiento de campo recoge todas estas actividades, y ha empezado a despertar curiosidad hasta convertirse en tendencia.

 

Se trata de una actividad que rentabiliza al máximo el esfuerzo y ofrece resultados desde el principio, además se engloba en el concepto de fitness integral que activa todo el cuerpo en lugar de ir por partes. A nivel emocional es muy satisfactorio porque se viven experiencias con otros compañeros que te retan, ayudan y acompañan, además de suponer un compromiso contigo mismo y con el resto. Por eso, aquello de que “no puedo fallarles”, funciona. Asimismo, en lugar de quemar unas 500 calorías, como en otras actividades aeróbicas, con el training camp se pueden consumir 900 calorías, es decir, casi el doble.

 

Como es un entrenamiento global, mejora la potencia, el tono muscular y la resistencia aeróbica: durante toda la sesión se rinde sobre una intensidad media que permite al corazón trabajar en los 55 minutos de duración a una intensidad media-baja, cosa que favorece el requerimiento energético a nivel graso a partir de 30 minutos.

 

En cuanto a precio, ronda los 50 euros mensuales. Eso sí, el que esté basado en una disciplina militar, de entrada, impone. ¿Tendré que sudar hasta caer exhausta, y un malhumorado seudo-coronel me obligará a retomar bruscamente la frenética actividad? Tranquila, porque las sesiones están adaptadas al rendimiento del grupo. Para que te hagas una idea, una clase empezaría por calentar realizando boxeo figurado, seguido de entrenamiento de fuerza (la que puedas soportar sin peligro de lesionarte), una fase de combate (cardio-boxing, kick-boxing, trabajo cardiovascular), dos fases de entrenamiento funcional y una de abdominales; todo con música de fondo para que el ánimo no decaiga.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS