Vídeo de la semana

Fitness bra: cómo elegir tu sujetador deportivo

No sólo es una cuestión de tallas o de estética, elegir mal un top o un sujetador deportivo puede lesionarte. Te enseñamos los 10 puntos en los que te debes fijar.

sujetadores deportivos con los que no se mueve el pecho
Shock Absorber

¿Sabías que casi la mitad (44%) de las mujeres que practica deporte no utiliza sujetador adecuado y, simplemente, lleva cualquier modelo de lencería normal? Pero aún hay más, hasta un 72% de esas mujeres asegura tener molestias y dolor en el pecho después de haberse ejercitado sin la debida sujeción. "Al practicar deporte sin usar un sujetador adecuado, la oscilación del pecho puede ser de hasta 14 cm con cada movimiento, dependiendo de la talla y la copa, lo que puede terminar por dañar de forma irreversible los ligamentos de Cooper", nos explican desde Shock Absorber

fitness bra Ônne Swimwear
Ônne Swimwear

1.- Cuánto aprieta… no caigas en el error de cuanto más comprima mejor. Eso sí, busca la sujeción suficiente para que el pecho no bote o se balancee mientras haces deporte. El top deportivo debe neutralizar y aislar los movimientos externos e internos del pecho. Sujetadores de Shock Absorber como el conocido Run Bra disponen del sistema de sujeción Infinity-8, que contrarresta el movimiento en forma de ocho que por ejemplo hace el pecho al correr, reduciendo el rebote hasta un 78%, dos veces más que un sujetador clásico. 
2.- Pruébatelo. Siempre, porque, aunque, conozcas tu talla, debes comprobar que los tirantes no te aprietan y que, al moverte, no te roce por ningún lado. (Da un saltito en el probador: no te cortes). Las rozaduras son un problema habitual cuando la vestimenta no es la adecuada. En el caso de los tops deportivos, la fricción en los pezones es muy habitual por este motivo.
3.- Busca tejidos transpirables. Lo vas a llevar mientras haces deporte, por tanto te conviene materiales que eliminen el sudor y el calor.
4.- Piensa en la intensidad de tu deporte. Normalmente los tops deportivos indican si son para actividades de bajo impacto (como yoga o pilates), de impacto medio (spinning…) o de gran impacto (runners, aeróbic…). "Por ejemplo, el yoga, o los ejercicios de gimnasia pasiva requieren de un control menor que otros como montar en bicicleta o hacer montañismo; para deportes más intensos como en el tenis, el fútbol o el jogging, el sujetador debe ser más firme, y deberá prestarse especial atención a los deportes de gran impacto, como el running o el boxeo", explican desde Ônne Activewear.
5.- No solo compresión… también debes estar segura de que te permite realizar movimientos con los brazos con total libertad. Ten en cuenta el contorno de tu espalda. Un truco es medirte la caja torácica y sumar 12 cm al resultado: te dará aproximadamente tu talla de top.
6.- También caducan. Pasado un año es recomendable cambiarlos, porque las bandas se desgastan y pierde su función.
7.- Antilesiones. Sabías que un sujetador mal elegido puede causarte ruptura de los ligamentos de Cooper (encargados del soporte de las mamas e irreparables).
8.- Según los expertos, el sujetador deportivo adecuado para cada actividad deportiva debería reducir el movimiento del pecho hasta un 50%, retrasando así su caída a largo plazo.
9.- Si tienes mucho pecho, busca sujetadores denominados “de recogimiento”. Además de evitar los movimientos oscilatorios del pecho arriba-abajo y laterales, también corrigen los de dentro hacia fuera. "Hay sujetadores deportivos que protegen por compresión, apretando, simplemente, el pecho contra el cuerpo, indicados para pechos pequeños y medianos; mientras que hay otros que los envuelven, separan y sujetan sin apretar, que protegen por recogimiento, más apropiados para los pechos más generosos. Un escote pronunciado será más favorecedor para un pecho pequeño mientras que los pechos más grandes se verán mejor abrazados por un tank top de cuello caja", matizan desde Ônne.
10.- Si tienes poco pecho, apuesta por sujetadores “de compresión”, que sujetan las mamas contra el pecho.

Continúa leyendo