¡Fuera pereza!

“Uff y ahora a hacer ejercicio, ¡qué pereza!”, ¿te suena? Hay veces en las que no apetece hacer esfuerzos y el sofá parece tener un imán que nos atrapa, pero combatir la pereza solo es cuestión de utilizar algunos trucos.

pereza

“Uff y ahora a hacer ejercicio, ¡qué pereza!”, ¿te suena? Hay veces en las que no apetece hacer esfuerzos y el sofá parece tener un imán que nos atrapa, pero combatir la pereza solo es cuestión de utilizar algunos trucos.

 

Contra la pereza, el ejercicio es un gran aliado. Suena contradictorio, pero no lo es. Somos animales de costumbres y si familiarizamos nuestro cuerpo con el ejercicio diario lo tomaremos como algo habitual, parte de nuestros quehaceres diarios. Si podemos hacer ejercicio a primera hora de la mañana, cargaremos nuestras pilas para el resto del día, ya que el cuerpo se activa. Si nos es imposible hacer deporte a primera hora de la mañana, no importa, lo fundamental es incorporar el ejercicio en nuestro ritmo de vida diario. Si nos acostumbramos a llegar a casa y tirarnos en el sofá, pedirle a nuestro cuerpo que se levante para ir a hacer ejercicio es romperle los esquemas y no entra en sus planes, por lo que los pensamientos para “convencernos” de que es mejor quedarnos en casa ganarán la batalla.

 

La dieta también juega un importante papel en nuestra energía. Para poder combatir la pereza y sentirnos más activas, en nuestra dieta no pueden faltar las naranjas y el kiwi (muy ricos en vitamina C), la pasta y el arroz integral (hidratos de carbono), el pan de cereales y semillas, las frutas y las verduras y algo de chocolate de vez en cuando.

 

Dormir es, además de un gran placer, una de las mejores maneras de evitar la pereza y el cansancio, ya que si estamos bien descansadas, estaremos más activas. ¿Quieres saber más? No te pierdas nuestra galería:Consejos para combatir la pereza.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS