Gimnasios solo para chicas: ¿a favor o en contra?

“Los chicos con las chicas tienen que estar”, eso decía una popular canción de los 60. Esa idea ha cambiado en todos los sentidos, no sólo en cuanto a la liberación sexual, sino, incluso, en lo de compartir ciertos espacios.

Gimnasios chicas

“Los chicos con las chicas tienen que estar”, eso decía una popular canción de los 60. Esa idea ha cambiado en todos los sentidos, no sólo en cuanto a la liberación sexual, sino, incluso, en lo de compartir ciertos espacios. Los gimnasios sólo para mujeres se han puesto de moda y los argumentos a favor y en contra no han tardado en aparecer.

 

Entre las ideas más repetidas para considerar los gimnasios femeninos como una buena opción está la sensación de intimidad y libertad. Son muchas las mujeres que no se encuentran cómodas en el gimnasio porque se sienten observadas y “analizadas” por los hombres. Hay que tener en cuenta que, algunas veces, recurrimos a hacer ejercicio porque hay aspectos de nuestro cuerpo que no nos convencen y deseamos mejorar, por lo que, sentir que nuestros defectos están en “escaparate” para el género masculino, puede no resultar muy agradable.

 

Otro de los argumentos que mantienen las defensoras de los gimnasios para mujeres es que hay determinados ejercicios y posturas en las que no se sienten cómodas si las tienen que hacer delante de hombres. Sin embargo, la opinión que cuenta con más adeptas es la de que en los gimnasios de mujeres se atienden mejor las características especiales y las necesidades del género femenino. Las máquinas están más pensadas para la anatomía femenina, disponen de más colchonetas, balones y material para actividades físicas con las que perder peso, más que para conseguir una musculatura definida.

 

Sin embargo, los gimnasios para mujeres también tienen detractoras. Hay mujeres que piensan que la separación por sexos es absurda, sea en el ámbito que sea, y que, además, no se puede meter a todas las “féminas” en el mismo saco y dar por hecho que todas acuden al gimnasio buscando realizar las mismas actividades.

 

Además, para gustos los colores, y hay quienes piensan que excluir a los hombres del gimnasio es acabar con uno de los alicientes de estos centros: el arte del ligoteo y con una especie muy concreta: el Don Juan de gimnasio.

 

Y tú, ¿eres feminista o mixta? Cuéntanos tu opinión en el foro.

Etiquetas: gimnasio

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS