Hacer ejercicio: entre lo saludable y el exceso

La virtud está en el término medio y no en los extremos, decía Aristóteles, pero, muchas veces, el problema es encontrar ese punto. Hacer deporte es, indudablemente, saludable, pero ¿cuál es el límite?

exceso ejercicio

La virtud está en el término medio y no en los extremos, decía Aristóteles, pero, muchas veces, el problema es encontrar ese punto. Hacer deporte es, indudablemente, saludable, pero ¿cuál es el límite?

 

El auge que han experimentado las convocatorias de marchas, maratones, carreras populares, etc ha abierto el debate y levantado la voz de los expertos, que reconocen sentirse confusos ante esta nueva “moda” saludable en la que es difícil establecer el límite de cuánto ejercicio es suficiente y cuándo se convierte en un exceso.

 

Es cierto que hacer ejercicio regularmente tiene un efecto medicinal: nos ayuda a mantenernos en forma, a mejorar nuestra capacidad cardiorrespiratoria, a sentirnos más animados y activos, entre otras cosas, sin embargo, eso no nos exime de necesitar controlar y vigilar nuestra salud para evitar y detectar posibles problemas.

 

El problema es que mucha gente piensa que está en perfecta forma para salir a correr o hacer actividades intensas y forzarse, empiezan a ver los beneficios del deporte y se olvidan de que pasar por el médico y hacer controles rutinarios es necesario. Además, debemos tener en cuenta que estamos sometiendo nuestra “máquina” a un esfuerzo físico para el que, en algunas ocasiones, ni siquiera nos hemos preparado correctamente.

 

Según el doctor, investigador y decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Girona, Ramon Brugada se dan 40.000 casos en España cada año de personas que sufren una muerte repentina y muchos podrían evitarse con simples controles médicos. El grupo que más preocupa a los expertos son los hombres y mujeres que se encuentran en la cuarentena, que han sido gran parte de su vida sedentarios y, de forma repentina, comienzan a hacer deporte a gran intensidad.

 

Además, está el espíritu de superación y de competitividad que llevan a mucha gente a tratar de superar sus propios límites: se apuntan a carreras cada vez más exigentes, practican modalidades de deportes más peligrosas. Ponerse metas está bien, pero hay que saber cuando puede llegar a ser arriesgado.

 

A la hora de practicar ejercicio es necesario ir poco a poco, “escuchar” a nuestro cuerpo y, fundamentalmente, ser conscientes de que el deporte no nos hace inmunes y saber que acudir al médico sigue siendo de vital importancia para controlar la salud.

 

Si quieres conocer algunas precauciones que debes tener para hacer ejercicio, no te pierdas nuestra galería.

 

¿Cuánto deporte crees que se debe practicar? Debate en nuestro foro.

 

 

 

 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS