Hiperhidrosis: cuando el sudor se convierte en una pesadilla

Sudar al realizar un esfuerzo físico importante, ante alguna situación de estrés o con temperaturas muy elevadas es normal, pero, a veces, la sudoración es excesiva, no se puede controlar y aparece en situaciones en las que no es habitual.

hiperhidrosis

Sudar al realizar un esfuerzo físico importante, ante alguna situación de estrés o con temperaturas muy elevadas es normal, pero, a veces, la sudoración es excesiva, no se puede controlar y aparece en situaciones en las que no es habitual. Son síntomas de hiperhidrosis.

 

La hiperhidrosis es una sudoración excesiva e impredecible que suele aparecer de manera recurrente en la palma de las manos, el rostro, las axilas y los pies. Crea situaciones incómodas y, en la mayoría de los casos, limita o condiciona la vida social de las personas que la padecen, que evitan muchas situaciones y acontecimientos para no tener que pasar un mal rato. Existe una hiperhidrosis primaria cuya causa no es conocida y se vincula con un origen genético y la hiperhidrosis secundaria que aparece vinculada a otras enfermedades, adicciones o a alguna medicación.

 

Hay diferentes tratamientos para la hiperhidrosis: uso de antitranspirantes específicos en los casos más leves, inyecciones de bótox, sobre todo en las palmas de las manos y la planta de los pies, iontoforesis, que consiste en cerrar las glándulas sudoríparas mediante corrientes eléctricas o medicación, pero tiene un efecto temporal e intervenciones quirúrquicas como la simpatectomía, consistente en cortar algunos ganglios del sistema simpático, que es el responsable de dar la orden de empezar a sudar.

 

¿Quieres conocer algunas mentiras sobre esta enfermedad? No te pierdas nuestra galería:5 falsas creencias sobre la hiperhidrosis.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS