La aventura de escalar

Fomenta el trabajo en equipo, mejora la autoestima, es un completo ejercicio físico y, además, es muy seguro

La aventura de escalar

Fomenta el trabajo en equipo, mejora la autoestima, es un completo ejercicio físico y, además, es muy seguro. ¿Todavía no has hecho escalada? Este deporte gana adeptos cada día, ¿te lo vas a perder?

 

Hay que empezar por el rocódromo, con paredes de aprendizaje que tienen distintas vías de acceso o recorridos por niveles que están señalizados con diferentes colores. Este sistema permite que cada uno se entrene en función de su experiencia y ritmo. Cuando se han adquirido los conocimientos básicos imprescindibles, es el momento de ponerse en contacto con un club de escalada para ir a la montaña y vivir una aventura inolvidable, con los amigos, al aire libre.

 

Una de las cosas buenas que tiene es que se practica entre amigos, y, si no lo son, seguro que acaban siéndolo. Porque para empezar necesitas de un compañero que te sujete la cuerda y viceversa, además los más expertos siempre ayudan a los debutantes.

 

Los muros de escalada suelen estar entre 7 y 16 metros de altura y raramente hay accidentes, ya que existen reglas muy estrictas que marcan lo que hay que hacer para que no haya problemas de seguridad y un monitor está siempre pendiente.

 

Superar el miedo a las alturas es algo intrínseco a esta práctica, que, además, conlleva adquirir una mayor seguridad en uno mismo, por lo que nuestra autoestima se verá beneficiada. Controlar la respiración es muy importante, y nos ayudará a sobrellevar el estrés y la inseguridad.

 

Si es estar en forma lo que buscas, la subida pone en marcha todos los músculos del cuerpo: abdominales y dorsales aseguran la estabilidad del cuerpo, mientras que brazos y piernas permiten avanzar y llegar a la cima, mejorando el equilibrio y la flexibilidad.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS