Las mujeres sanas tienen curvas

Un estudio de la Universidad de Oxford ha descubierto que la grasa en caderas y muslos protege a las mujeres de enfermedades cardiovasculares

Mujeres y curvas

Un estudio de la Universidad de Oxford ha descubierto que la grasa en caderas y muslos protege a las mujeres de enfermedades cardiovasculares.

 

Una mujer con buena salud tiene curvas, y esas curvas se traducen en protección contra enfermedades del metabolismo y dolencias de corazón. De hecho, la grasa que se acumula en las caderas, elimina los ácidos grasos perjudiciales y, además, contiene agentes antiinflamatorios que evitan problemas arteriales. Esto se debe a la adponectina, una hormona que no sólo protege nuestras arterias, sino que además promueve un mejor control del azúcar en la sangre.

 

De igual forma, según este estudio realizado por la Universidad de Oxford, los traseros grandes son también sinónimo de buena salud, siempre y cuando la cintura esté en su sitio. Aunque creamos que la grasa de esta parte del cuerpo es mucho más “difícil” de pulir, es muy beneficiosa ya que cuando la eliminamos con facilidad liberamos citocinas, una proteína que tiende a provocar inflamaciones en el cuerpo y que siempre se relaciona con la aparición de enfermedades cardiovasculares o diabetes.

 

En contraste, está demostrado que la grasa que acumulamos en exceso en la región abdominal aumenta el riesgo de diabetes y dolencias coronarias. Lo importante, según ha demostrado este estudio, es el lugar donde los lípidos se acumulan aunque, en muchas ocasiones, es muy difícil hacer que nazcan de forma separada.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS