“La lucha contra el cáncer de mama debe ir dirigida hacia el diagnóstico precoz”

Entrevista a la doctora Graciela García sobre el cáncer de mama y su prevención

Entrevista Graciel García

La Dra. Graciela García, especialista en Oncología Radioterápica del Grupo IMO en la Clínica La Milagrosa de Madrid, nos da las claves para prevenir el cáncer de mama y nos habla sobre las últimas novedades en tratamientos.

 

El cáncer de mama es el tumor más frecuente entre las mujeres, ¿a qué se debe?

Efectivamente, el cáncer de mama es el tumor más frecuente a nivel mundial, ¿el porqué?, no se tiene claro. Hay una serie de factores como la vida hormonal de la mujer (tener la primera regla pronto, la menarquia, y la menopausia tarde) parece que es uno de los factores de riesgo, no haber dado lactancia, parece ser otro, tener el primer hijo tarde, por encima de los 30… Y digo "parece", porque luego hay un porcentaje muy alto de mujeres, aproximadamente el 50%, en el que no hay ningún factor de riesgo que nosotros podamos determinar. Así, se piensa que es multifactorial, es decir, múltiples factores se unen para desarrollar el cáncer de mama. Parece ser también, que el estilo de vida, que antes tenía menos importancia, por ejemplo, consumo de tabaco, la obesidad, la falta de ejercicio, puede ser también un factor de riesgo… Pero ya te digo que no está claro. Por otro lado, hay un porcentaje de tumores de mama, que es aproximadamente entre el 5 y el 10%, en el que se ve que hay un factor genético, se hereda un gen alterado de madres a hijas, pero es un porcentaje relativamente pequeño. ¿Qué es lo que pasa?, que aproximadamente todos los años en España se diagnostican unos 22.000 casos de cáncer de mama, entonces, de ésas unas 2.200 mujeres lo tienen por factores hereditarios, es decir, muchas mujeres.

 

¿Qué se puede hacer para luchar contra el cáncer de mama, para prevenirlo?

Realmente no hay ninguna medida que nosotros podamos hacer que nos garantice que no vamos a tener un cáncer de mama. Es recomendable, por supuesto, una vida sana: hacer ejercicio, tener una alimentación equilibrada, evitar el consumo de tabaco… Pero vamos, no hay nada que te garantice que si lo haces no vayas a tener cáncer de mama, por lo que, fundamentalmente, la lucha debe ir dirigida hacia el diagnóstico precoz, porque eso sí que ha salvado y salva muchas vidas. De hecho, la mortalidad por cáncer de mama, en las últimas décadas, aproximadamente desde principio de los años 90, ha comenzado a descender aproximadamente un 1,4 % todos los años y se cree que es debido al diagnóstico precoz.

 

¿A qué te refieres cuando hablas de diagnóstico precoz?

El diagnóstico precoz consiste en hacer una mamografía al grupo de riesgo que suele estar en mujeres entre los 45 y 50 años en adelante. Una mujer aparentemente sana, que se hace una mamografía y presenta signos que nos hacen sospechar que puede haber un cáncer de mama. También está la autoexploración mamaria, en la que si encuentras algo anómalo, lo primero que tienes que hacer es ir al ginecólogo. Este te hará una exploración y, en función de los resultados, te va a pedir una serie de pruebas (mamografía, ecografía,…).

 

¿Hacia dónde van encaminados los últimos tratamientos y técnicas para curar el cáncer de mama?

Para empezar, la cirugía es cada vez más conservadora. Hace unos años, a casi todas las mujeres se les realizaba una masceptomía, ahora el mayor porcentaje van a tener una cirugía conservadora en la mama y, desde que se ha puesto en marcha la técnica de gánglio centinela, también se hace una cirugía conservadora en la axila. En cuanto a tratamientos con quimioterapia y tratamientos hormonales, lo que se está planteando es un estudio genético del cáncer de mama, biológico y genético, de tal forma que podamos dividir en subtipos ese cáncer. Porque antes sólo había un tipo y ahora hay varios: luminal a, luminal b… En función de esas características biológicas y genéticas podemos determinar el tratamiento con quimio o con hormonas, el que sea más adecuado. En cuanto al tratamiento con radioterapia, sobre todo se está dirigiendo a plantearnos un tratamiento de alta tecnología, que nos permita preservar los órganos de riesgo, sobre todo cuando el cáncer es de mama izquierda, ya que es donde se encuentra el corazón. Porque el tratamiento con radioterapia de la mama izquierda puede producir cardiotoxicidad a los diez años de haberse dado el tratamiento. También está la tomoterapia, que es una radioterapia de intensidad modulada guiada por imagen, que nos va a permitir una colocación mucho más precisa de la paciente y una duración más corta del tratamiento. Son tratamientos hipofraccionados: damos más dosis cada día, y la duración total del tratamiento la acortamos. En vez de seis semanas y media, tres semanas o una semana de irradiación parcial acelerada de la mama, es decir, sólo tratamos el lecho dónde estaba el tumor con un margen, y eso nos permite hacer tratamientos mucho más cortos e igual de eficaces.

 

¿Para cuándo una cura?

Actualmente, el tratamiento de cáncer de mama tiene una supervivencia, en general, bastante buena, aproximadamente el 82% se cura a los cinco años después del diagnóstico. Esto se espera que vaya a mejorar. Ahora hay muchos pacientes que viven durante muchísimos años con la enfermedad. El objetivo final es que cada vez se mueran menos mujeres.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS