La televisión y el coche nos hacen vivir menos

Un estudio vuelve a poner de manifiesto que el aumento del sedentarismo equivale a una reducción en nuestros años de vida. Lo mejor, cambiar de hábitos.

La televisión y el coche nos hacen vivir menos

Un estudio vuelve a poner de manifiesto que el aumento del sedentarismo equivale a una reducción en nuestros años de vida. Lo mejor, cambiar de hábitos.

Llevar una vida activa es sinónimo de vivir más años. El papel fundamental del ejercicio físico como prevención de multitud de enfermedades está más que demostrado desde hace ya muchos años.

La investigación, publicada en la revista “European Heart Journal”, analizó los hábitos de 25.000 personas de diferentes lugares del mundo cuyos datos estaban incluidos en el estudio INTERHEART.

Entre otras conclusiones, vuelven a poner de manifiesto los beneficios para la salud que tiene realizar ejercicio durante el tiempo libre.

Más sedentarismo, más infartos

Esta investigación analiza, además, el papel que juegan algunos elementos que casi todos tenemos en casa: la televisión y el coche.

Y la verdad es que no quedan muy bien parados. Ambos tienen una relación directa con mayor riesgo de sufrir un infarto.

Los investigadores proponen optar por medios de transporte alternativos, como el transporte público, la bicicleta o caminar, y dedicar menos tiempo a estar frente a la televisión.

En cuanto a los trabajos, también influyen en nuestra salud. Tener un empleo en el que se realice un ejercicio entre leve y moderado puede reducir el riesgo de sufrir un infarto de miocardio.

Sin embargo, en el trabajo no todas las actividades físicas tienen los mismos beneficios para la salud. Los trabajos con grandes exigencias físicas no protegen frente al infarto.

En los países pobres se practica menos ejercicio

En lo que tiene que ver con los diferentes países también se observaron grandes diferencias. Los más pobres tienen un porcentaje mayor de personas con un trabajo sedentario que, además, hacen menos ejercicio en su tiempo libre.

Por lo tanto, son los que tienen un mayor porcentaje de enfermedades cardiacas. ¿La solución? Trabajar para cambiar los hábitos de estas personas.

Los investigadores lo tienen muy claro: “hay que parar la pandemia del sedentarismo”.

 

 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS