Las Power Balance, en quiebra por timo

Hemos visto con ellas a deportistas como Beckham, Shaquille O’Neal, Barrichello… Incluso Leire Pajín la lucía cuando era Ministra de Sanidad. Ahora, la propia compañía ha reconocido que son un “timo” y se declara en quiebra ante las indemnizaciones multimillonarias que llegaría a pagar en Estados Unidos.

power balance

Hemos visto con ellas a deportistas como Beckham, Shaquille O’Neal, Barrichello… Incluso Leire Pajín la lucía cuando era Ministra de Sanidad. Ahora, la propia compañía ha reconocido que son un “timo” y se declara en quiebra ante las indemnizaciones multimillonarias que llegaría a pagar en Estados Unidos.

La compañía californiana que difundía las “pulseras milagro” Power Balance consiguió todo un boom económico el año pasado. Incluso estudiaba poner su nombre al estadio de los Sacramento Kings. Sin embargo, el último revés judicial en EE.UU le ha obligado a declararse en quiebra: está obligada a pagar 54,7 millones de dólares por publicidad engañosa.

Power Balance era una simple pulsera de silicona con un holograma que se vendió en España por unos 45 euros. Según aseguraban, “brindaba al cuerpo nuevamente un estado de armonía y equilibrio como lo tuvo antes de la contaminación por sustancias químicas, comidas rápidas, la falta del ejercicio y el estrés”. Prometía “aumento del equilibrio, la fuerza, flexibilidad, resistencia, enfoque, coordinación y ritmo”.

En España también fue a juicio. Según nuestra normativa, está prohibida la promoción comercial de productos “que sugieran o indiquen que su uso o consumo potencian el rendimiento físico, psíquico, deportivo o sexual”. En estos casos, nuestra legislación sólo puede denunciar estos productos milagro con la normativa de “publicidad engañosa”.

Y no es un caso aislado. El mundo del deporte ha estado rodeado siempre de “productos milagro”. Queremos saber tu opinión. Entra en nuestro foro. Además, no te pierdas nuestra galería: repasamos algunos de los más famosos y quién los lleva.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS