LISS, el entrenamiento cardiovascular que te cambiará la vida

2 minutos

Enamoradas de deporte, esta nueva técnica de entrenamiento podría cambiaros la vida e incluso destronar el HIIT (High Intensity Interval Training). ¿Listas?

¿El qué?

LISS

Seguro que ya conoces el HIIT (High Intensity Interval Training), el método que consiste en entrenar con una intensidad muy fuerte a intervalos cortos. Sus beneficios son múltiples pero el principal es sin duda alguna el de potenciar tu cardio. Como alternativa a este método, eficaz pero demasiado brusco e intenso para algunas deportistas, el método LISS (Low Intensity Steady State) ha hecho su aparición. En las antípodas del HIIT, el entrenamiento creado por la famosa 'coach' Kayla Itsines consiste en practicar con una intensidad mucho más reducida a intervalos más largos. Se trata más de ser constante que eficaz a corto plazo, sin estrés ni movimientos con impacto. 

¿Por qué apostamos por él?

Más relajado y suave que el HIIT se adapta a todos los deportistas, permite perder peso y sobre todo grasa al realizar ejercicios durante intervalos largos. Según lo que explica su creadora en su blog: "Entrenar con menor intensidad implica que tu cuerpo dispone de más oxígeno. Como la grasa necesita oxígenero para desaparecer, más proporcionas a tu cuerpo, más grasa quemas". El cuerpo recurre, por ende, a tus reservas durante su práctica. Es también más saludable, perjudicaría menos las articulaciones y te ayudará, además, a potenciar tu resistencia.

Ten en cuenta que es un buen compromiso: podrás realizarlo en tu día a día al cansarte menos y reducirá tu estrés. La combinación de las dos técnicas no es incompatible: aunque te quedes con la técnica del LISS en tu día a día, no dudes en incluir la práctica del HIIT una o dos veces por semana para que tu cuerpo se beneficie y no se acostumbre solo a un ritmo.

¿Cómo prácticarlo?

Puedes aplicar este entrenamiento, que no es una disciplina propia, a numerosos deportes: la natación, el ‘running’ o marcha deportiva. Depende sobre todo de tu nivel, capacidades y tiempo. Lo ideal es practicar de 30 a 45 minutos, pero si tu condición física te lo permite, no dudes en extenderlo a una hora entera. Accesible a todo el mundo, no dudes en lanzarte aunque seas principiante. ¿La clave para saber si lo estás aplicando correctamente? Comprueba que eres capaz de hablar a lo largo de todo el ejercicio durante, por ejemplo, un entrenamiento de 'running'. Es fundamental que controles tu respiración. Ten en cuenta que si tienes sobrepeso, las primeras semanas serán más difíciles. Tu frecuencia cardíaca será más elevada a la hora de practicar por lo que es fundamental que tengas un ritmo preciso. Y si aún no estás convencida, tan solo añadiremos que algunos ángeles de Victoria's Secret ya son adictas (si quieres seguir su rutina completa, aquí te damos las claves, aunque por supuesto te aninamos a lucir el cuerpo en el que mejor te sientes).

No necesitarás ningún accesorio ni prenda específica para practicarlo, esta técnica se adapta a varios deportes por lo que puedes llevar el mismo equipamiento que de costumbre. Mallas (aquí te dejamos unas ideas para inspirarte), camiseta técnica y zapatillas adaptadas serán tus mejores aliadas para practicar la mayoría de deportes. A por todas.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS