Madre runner: guía de superación de Vanessa Veiga

Gracias a Adidas hemos descubierto una historia de superación en mayúsculas. Te mostramos cómo Vanessa Veiga pasó de ser una ama de casa con tres hijos a maratoniana olímpica. Si te chocas constantemente con excusas para no ponerte en forma, léelo.

vanessa veiga

Toda una promesa del atletismo que conoce a recordman nacional (Julio Rey) y cuelga las zapatillas para formar una familia y apoyar a su marido. Siete años de parón, tres hijos de por medio, y, de repente, vuelve a la escena de la competición y consigue nada menos que una plaza para unos Juegos Olímpicos. ¿Por qué?, es la gran pregunta. “Cuando mi marido se retiró del deporte de alto nivel, vi que se quedaba un vacío en mi vida, ese vacío solo lo podía llenar este deporte, el atletismo ha marcado el camino que tenía que seguir en la vida y no me quería salir de ese sendero que me lo ha dado Todo, esa pasión es la que me da fuerzas para seguir persiguiendo sueños”, nos comenta.

Ella misma asegura que una atleta de élite tiene muchas menos facilidades que los hombres. “Pienso que aún vivimos en una sociedad muy machista y, aunque va cambiando poco a poco, nos falta un gran camino por recorrer y la mayoría de las veces somos nosotras las que nos ponemos las barreras por falta de confianza. Yo no me imaginaba que podía llegar tan alto, simplemente he aprovechado las oportunidades que se me han presentado. Trabajo duro, fuerza de voluntad y un punto de locura”.

Además, cuando se es madre hay un obstáculo muy grande a salvar: “el sentimiento de culpa por no estar más tiempo con los niños”. “Al principio era mi punto más débil –asegura-, sentía la obligación de en cada entrenamiento o competición dar el máximo. No me podía permitir tener un día malo, y eso me llevaba a un nivel de estrés tremendo. Me ponía muy nerviosa, me entraban ganas de vomitar y no disfrutaba; me planteé incluso dejar de competir. Me costó mucho superar ese sentimiento de culpabilidad y eso me ha hecho mucho más fuerte y segura”.

Sin embargo, la maternidad también te hace enfocar de otra forma el deporte. “Ha cambiado mi manera de ver la vida”, nos precisa. “Ahora soy más madura, más fuerte y valoro mucho más todo lo que hago o lo que consigo, porque a través del deporte estoy enseñando a los niños un montón de valores que les va a ayudar a ser mejores personas y a trabajar duro para conseguir lo que se propongan”. De hecho, en los momentos en que flaquean las fuerzas, Vanessa Veiga nos descubre su gran secreto: “pienso en el ejemplo que estoy dando a los niños, pienso en mi familia, amigos, en lo mucho que he trabajado y que he tenido que sacrificar para poder conseguir mi reto”.

En primera persona

vanessa veiga

Marie Claire: Personalmente, creo que eres admirable, todo un ejemplo de superación, pero tengo curiosidad por saber cuáles son tus ejemplos, a qué mujeres admiras tú.
Vanessa Veiga: “Yo admiro a todas esas mujeres que tienen familia, una casa y, cuando salen de trabajar, se calzan las zapatillas y salen a correr. Cuando era joven, tenía una compañera (Marisa Martínez) que tenía 2 hijos y corría: yo me preguntaba cómo podía compaginarlo… Quería en un futuro ser como ella”.
Marie Claire: Nos podrías dar algún consejo para sacar tiempo para entrenar y compaginarlo con el cuidado de nada menos que tres hijos.
Vanessa Veiga: “Palabra mágica: ¡Abuelos! Siempre es bueno que nos dediquemos un ratito para nosotras y, si lo dedicamos a hacer deporte, ¡MEJOR! Es una buena vía para liberar el estrés diario y encima te pones en forma. A eso le sumas la importancia que tenemos los padres en la educación de nuestros hijos... Si queremos que tengan una vida sana, hay que practicar con el ejemplo. Mañana todas a hacer deporte y, si es correr, ¡mejor!"

¿Te apuntas a su reto?

Etiquetas: correr, runner

Continúa leyendo...

COMENTARIOS