Vídeo de la semana

Manual de una runner: ¿necesitas parar de correr?

Hay veces que nuestro entrenamiento es más duro de lo que nos parece y nuestro cuerpo lanza señales de aviso para saber que debemos bajar el ritmo. ¿Sabes cuáles son?

Hay veces que nuestro entrenamiento es más duro de lo que nos parece y nuestro cuerpo lanza señales de aviso para saber que debemos bajar el ritmo. ¿Sabes cuáles son?

 

Falta de descanso, estrés, mala hidratación, agotamiento, mal humor… si llevas un tiempo saliendo a correr a una intensidad alta y presentas estos síntomas, la señal es clara: tu cuerpo necesita parar.

 

Debes tener en cuenta que las rutinas y el estrés del día a día, muchas veces, pasan factura y tanto la mente como el cuerpo necesitan descansar, evadirse y recuperarse. El deporte es un buen método para lograrlo, pero no hay que pasarse. A veces, dormir, relajarse y dejar que el cuerpo se recupere es lo mejor.

 

En otras ocasiones, nuestro objetivo de ponernos en forma y llevar una vida sana puede volverse en nuestra contra: no hay que obsesionarse y siempre hay que escuchar las señales de nuestro organismo. Si a todo el desgaste de tu día a día le añades ejercicio a un ritmo al que tu cuerpo no está preparado ni se adapta, solo lograrás lesiones y problemas de salud.

 

¿Sabes qué signos son los que demuestran que necesitas bajar la intensidad? No te pierdas nuestra galería 5 señales para bajar el ritmo.

También te puede interesar:

Continúa leyendo